Camino de Cuaresma:
La Verónica limpia el rostro de Jesús