La batalla contra la desigualdad y la pobreza, la reconciliación con todo lo creado y la fraternidad universal o la defensa a ultranza de la paz, son hoy las grandes tareas pendientes, los más importantes desafíos que tenemos por delante como humanidad.

Leer más
Francisco de Asís. Historia y leyenda

Francisco de Asís. Historia y leyenda

Para la editorial San Pablo es un doble honor publicar el libro “Francisco de Asís. Historia y leyenda”. En primer lugar por ser el autor quien es: un hombre de fe, pastor servicial y afable, de actitud dialogante y conciliadora, que nació en Valladolid pero se ha vuelto ciudadano del mundo tras su paso por Marruecos y Sevilla, y que, como buen franciscano, ha tenido la lucidez de entender desde antes de que estuviera de moda, que la Iglesia necesitaba un hombre como el papa Francisco. Se puede decir, acogiéndonos al lenguaje cinematográfico, que don Carlos es uno de los hombres de Francisco, aunque no le guste contar lo importante que fue su intervención en el cónclave para que Mario Bergoglio fuese elegido finalmente nuevo pontífice. Y es un hombre del papa Francisco precisamente porque siempre ha sido hermano de Francisco, el santo de Asís.
Por eso este libro es una joya para quien quiera descubrir en el tejido compuesto al alimón por la historia y por la leyenda, el legado vivo que nos está sirviendo aún hoy en día en bandeja san Francisco como maravillosa herramienta para ofrecer luz al mundo en medio de la incertidumbre y el miedo que provoca un cambio de época.
Desde luego, son asombrosamente indudables los paralelismos que existen entre el tiempo convulso, de confusión, revoluciones y cambios que le tocó vivir a Francisco y el que nos acongoja a nosotros en este momento. En ambos casos, la clave se encuentra en la renovación. Y don Carlos nos propone en estas páginas con contundencia que, como él, “dejemos la amarga levadura de lo viejo y lo llenemos todo de un espíritu nuevo”.
Por eso este libro no es una biografía al uso. No sólo porque a los datos históricos se incorpore la leyenda, que como bien dice su insigne autor, “no es fantasía sino diálogo vivo con un personaje admirado”. Sino sobre todo porque en sus páginas se recoge el legado de Francisco más allá de su propia vida; un legado convertido al cabo de los siglos en la presencia constante en nuestra historia de hombres y mujeres que han sabido seguir sus huellas y profundizar sus enseñanzas.
¡Qué razón tiene el cardenal Amigo al afirmar que Francisco es un santo de leyenda que rompe la distancia de los tiempos”! Por eso su discurso se vuelve universal, el camino que nos propone sigue esperando ser recorrido en su integridad y sus apuestas siguen siendo tan válidas o más si cabe hoy como ayer. No en vano, la batalla contra la desigualdad y la pobreza, la reconciliación con todo lo creado y la fraternidad universal o la defensa a ultranza de la paz, son hoy las grandes tareas pendientes, los más importantes desafíos que tenemos por delante como humanidad. Como afirma otro autor de la casa San Pablo, Miguel Ángel Vázquez, somos la primera generación que puede acabar con el hambre y la última que tiene la oportunidad de salvar el planeta. Ahí es nada.
¡Y qué bien ha sabido canalizar esto el papa Francisco recogiendo desde el mismo día en que tomó su nombre las enseñanzas del santo de Asís! Uno y otro hablan el lenguaje de la calle, conquistan con la coherencia de sus gestos y no se amilanan ante las resistencias internas y la magnitud de las batallas. El papa ha apostado abiertamente por la paz, por la ecología, por la justicia y por la alegría. El cardenal Amigo lo está acompañando con paso firme en sus empeños. ¿A qué esperamos para unirnos todos a él Evangelio en mano?
La editorial San Pablo ha aceptado y acogido como propios estos desafíos y el estilo dialogante, amable y agradecido propio de Francisco, que están ya muy presentes en su catálogo general y lo van a estar aún más en los próximos años.
Así que yo les animo a todos a leer este libro y dejarse seducir y fascinar por san Francisco a través de unas páginas escritas con mimo, admiración y garra por el cardenal Amigo. Les animo a dejar que los grandes ideales del santo de Asís se conviertan de nuevo en modelo de referencia para todos como lo han sido a lo largo de toda su vida para don Carlos; un obispo que, pese a la importancia de sus cargos, nunca ha dejado de vestir, en lo más profundo de su corazón, el hábito franciscano.
Gracias, don Carlos, por estas páginas escritas con amor y por tantas páginas de su vida en que ha sabido traducir en gestos el amor de Francisco: el santo de la caricia, la alegría, el diálogo y el encuentro.

La consecución de un acuerdo que acababa con años de aislamiento y los beneficios que ha reportado a cientos de miles de personas, refrendan la pertinencia del papel que la Santa Sede quiere jugar en adelante.

Leer más

Encuentro, diálogo y acuerdo

En el libro “Encuentro, diálogo y acuerdo”, el cardenal Jaime Ortega presenta cada uno de los pasos que culminaron con el acuerdo entre Cuba y Estados Unidos para retomar sus relaciones diplomáticas en diciembre de 2014. Él fue un testigo de excepción de este hecho histórico, pues el papa Francisco lo escogió para mediar entre ambos gobiernos, después de que sus mandatarios le pidieran a su Santidad que les apoyara en estas delicadas negociaciones. el libro es un relato trepidante en el que las conversaciones secretas con personalidades clave se mezclan con la búsqueda silenciosa y conciliadora del diálogo y el entendimiento, en un sentido homenaje al Papa y a su modo de actuar.

La editorial San Pablo vio desde un primer momento la conveniencia y oportunidad de publicar este libro en España no sólo por la relevancia de su autor y la importancia histórica del proceso que narra en el libro. Sino también como una apuesta clara por las vías de encuentro y diálogo orientadas a alcanzar la paz y el bienestar propiciadas por el papa Francisco.

Han sido muchas las voces contrarias a este tipo de políticas diplomáticas que han envuelto el proceso de diálogo en la polémica y la controversia. Sin embargo, la consecución de un acuerdo que acababa con años de aislamiento y los beneficios que ha reportado –y esperemos siga reportando– a cientos de miles de personas, refrendan la pertinencia del papel que la Santa Sede quiere jugar en adelante, no sólo en Cuba, sino en otros lugares como Colombia o Venezuela.

Este libro es pues una interesante propuesta para todas aquellas personas interesadas en el proceso de diálogo Cuba-Estados Unidos, en la peculiar situación socio-política cubana, y en la política diplomática del Vaticano que se ha orientado abierta y explícitamente hacia la consecución de acuerdos de paz en distintos lugares del mundo desde los inicios del pontificado del papa Francisco. Pero es también el reflejo de un empeño de la editorial San Pablo por tender puentes, abrir a sus lectores a nuevos horizontes, deshacer prejuicios y ayudar a comprender. Porque sólo intentando comprender al otro podremos evitar focos de conflicto, violencia e incomprensión.

El cardenal Ortega ha sabido contar su experiencia como “mensajero de paz” en un delicado proceso que pudo fracasar pero llegó a buen puerto.

La regeneración de la Iglesia y de la vida cristiana parte precisamente de la pasión por las periferias y por los periféricos; más aún, del re descubrimiento de la gozosa tarea de vivir y comunicar el Evangelio en la periferia.

Leer más

Periferias

El profesor Riccardi necesita muy poquitas presentaciones. Yo debo decir que ya seguía sus pasos hacía mucho cuando tuve la fortuna de conocerlo personalmente hace ahora 16 años. Fue durante el Décimo quinto encuentro por la paz y el diálogo celebrado en Barcelona. Allí lo entrevisté para la revista 21. Fue una entrevista breve porque la apretada agenda del fundador de la Comunidad de San Egidio no permitía más. Pero aquel encuentro confirmó lo que yo ya imaginaba: que Andrea es un hombre cercano, afable y cordial, en coherencia con los principios que promueve a través de la organización que fundara en la periferia de Roma hace casi 50 años.
Desde entonces hasta hoy, la Comunidad de San Egidio ha sabido estar y ser. Estar en todos los lugares donde se necesitaba una propuesta de diálogo y encuentro, una palabra de acercamiento, una oración. Y ser mano tendida, abrazo cálido, voz profética frente a la guerra, la pena de muerte, el sida. Como son hoy pasillo humanitario, y por tanto luz al final del túnel, para los millones de refugiados que se juegan la vida intentando llegar a Europa.
Es fácil ahora, con la perspectiva de los años, afirmar que aquellas decisiones que dieron paso al movimiento fueron acertadas. Como lo es hacer balance y comprobar que han sido millones las personas beneficiadas en el mundo por su gestión contra las minas antipersonas, en procesos de paz como el de Kosovo o el de Guatemala, o en países literalmente arrasados por el Sida como Congo y Camerún. Lo difícil es haber mantenido la coherencia, haber resistido las presiones, superado la tentación de la comodidad y conservado la esencia y la identidad.
Esa esencia y esa identidad están claramente vinculadas a las periferias sociales y existenciales. Esas en las que nació la Comunidad, que han estado mal vistas a menudo, y que ahora todos citan (aunque no tantos pisen) porque ha puesto en ellas el papa Francisco el punto de mira, pero a las que siempre han acudido movimientos eclesiales de toda índole que buscaban escapar de la centralidad eclesial, como explica Andrea Riccardi en este magnífico libro que presentamos hoy.
Recuerda el profesor en “Periferias” que el papa Francisco “quiere poner a la Iglesia en contacto con la realidad incluso en sus aspectos más dolorosos y problemáticos”. Y hombres del papa, (si se me permite la expresión, porque no todos en la Iglesia de hoy lo son), como Andrea y como el cardenal Osoro, le están ayudando a conseguirlo.
Como se afirma en las páginas del libro, “No se puede seguir aceptando que la Iglesia sea únicamente el monumento de una historia pasada”. Andrea Riccardi forma parte de esa legión de hombres y mujeres que quiere volver a abrir las ventanas de la Iglesia para que la luz inunde de nuevo sus estancias y regenere su vida interior, como ocurrió con el Concilio Vaticano II. Y como él mismo afirma, “La regeneración de la Iglesia y de la vida cristiana parte precisamente de la pasión por las periferias y por los periféricos; más aún, del re descubrimiento de la gozosa tarea de vivir y comunicar el Evangelio en la periferia”.
En la editorial San Pablo, que lleva el nombre de alguien tan periférico como el apóstol de los gentiles, también lo creemos así. Y de hecho, estamos preparando una nueva colección editorial que se acerca a las una y mil periferias en que el ser humano es protagonista de injusticias, violencias, sufrimientos, humillaciones, dolor; y en las que el creyente tiene una respuesta de justicia, dignidad, misericordia o paz que ofrecer. Son muchos los cristianos que, solos o al calor de una institución, pisan esos caminos, abren nuevas sendas de encuentro y dialogo, apuestan por los olvidados, abrazan y acogen a hombres y mujeres periféricos. Andrea, como buen historiador, recoge en el libro muchos ejemplos de ello.
Yo, gracias a mi profesión de periodista especializada en temas sociales, he tenido la oportunidad de conocer de primera mano muchas de estas realidades. La pobreza extrema que degrada y deshumaniza en “slums” como el de Kibera, a las afueras de Nairobi, en Kenia. La injusticia que deja en la cuneta de la vida a tantas personas en países ricos en recursos como Brasil. El machismo que violenta a las mujeres en todos los lugares del mundo, pero que es especialmente sangrante en lugares como la India, donde nacer niña es visto como una maldición por la protagonista, su familia y la sociedad entera. En todas esas periferias, yo he encontrado una voz y una caricia de Iglesia. Hombres y mujeres entregados a ser las manos de Dios en el mundo, en expresión de O. Le Gendre. Decididos a restaurar dignidades, curar heridas, tender puentes, ofrecer un abrazo consolador. Y en muchos casos esas presencias de Iglesia misericordiosa tenían el sello de la Comunidad de San Egidio.
Pero el planteamiento de Andrea Riccardi en relación con las periferias va mucho más allá de hacerse presente donde el ser humano sufre. Porque el fundador de San Egidio está pidiendo a la Iglesia toda que se traslade a la periferia, que se descentre, que se haga periférica. Porque solo así, en su opinión, podremos recomenzar evangélicamente nuestra historia como comunidad creyente; porque solo de ese modo nuestro mensaje conservará la credibilidad y podremos contribuir a la construcción del reinado de Dios en la Tierra y ofrecer a este mundo inquieto y confuso del siglo XXI la Buena Noticia de que hemos sido salvados por el Amor.
Para la editorial San Pablo, que quiere transitar también por esa senda de la renovación, atenta al rumor de lo contemporáneo para ofrecer respuestas convincentes a los hombres y mujeres de hoy, es un inmenso honor volver a editar en España la obra de Andrea Riccardi y poder ofrecer a los lectores este libro lúcido, consistente, bien argumentado y valiente, que no huye de las contradicciones y preguntas. Un libro que anima a practicar un cristianismo con auténtico sabor a Evangelio.
Ojalá su lectura sirva para que todos volvamos la mirada hacia las periferias y optemos por ellas. Y para que así, desde ellas, todo pueda renacer de la mano del Hombre-Dios que nació en la periferia y murió como un periférico: Jesús de Nazaret.

Esto había que decirlo y tenía que ser dicho por una voz laica y creyente, mujer, esposa y madre, desde la realidad de vivir y convivir cuidando día a día la vida y la convivencia.

Leer más

Hasta que la muerte (del amor) nos separe

Yo no consigo recordar el momento exacto en que Cristina y yo hablamos por primera vez del contenido de este libro sobre los divorciados en la Iglesia. Entonces aún no trabajaba en la editorial San Pablo sino que me limitaba a dirigir la colección Alternativa-S, en la que habíamos tratado temas que tocaban cuestiones sociales o políticas, pero que hasta aquel entonces solo habían rozado tangencialmente aspectos eclesiales. Este libro no: Hablar de divorciados en la Iglesia era mucho más que abordar una cuestión meramente social. Había muchas implicaciones teológicas, morales, canónicas… que estarían pululando por ahí aunque no fueran objetivo prioritario del libro. Por eso quien abordara la cuestión debía manejarse bien en ese escenario, ser valiente para afrontar los roces que surgirían en el camino y escuchar más las voces de los protagonistas que los ecos jerárquicos, mediáticos, jurídicos, para que el libro diera continuidad a la identidad de esta colección que pretende ser alternativa en sus temas, el perfil de sus autores y el modo en que los tratan. Y esa persona terminó siendo la periodista, colega, y sin embargo amiga, Cristina Ruiz Fernández.
Cuando le propuse el tema yo ya sabía muchas cosa de Cris, aunque no todas. Sabía que era una gran profesional que afrontaría con rigor el trabajo que le encomendaba; que lo aceptaría solo en el caso de poder asumirlo; pero sobre todo, sabía que se pondría en la piel de quienes, siendo creyentes y estando integrados en la Iglesia, habían tenido que pasar por el doloroso trance de concluir abruptamente su matrimonio, pese a que creyeron comprometerse con sus parejas ante Dios y su comunidad de por vida. Lo que no podía saber es que esa empatía natural en ella para abordar las cuestiones sociales a la hora de ejercer el periodismo, se acentuaba en este caso por el hecho de ser precisamente (no desvelo nada que no cuente en las primeras páginas del libro ella misma), hija de padres separados.
Ahora, una vez superados los momentos de crisis en que dudaba si seguir adelante o no con el proyecto, y superados también felizmente embarazo, parto y baja maternal, espero que ella haya comprendido, como sabemos los demás, que no había una autora mejor para este libro. Que, como dice Juan Masiá en el prólogo, “esto había que decirlo y tenía que ser dicho por una voz laica y creyente, mujer, esposa y madre, desde la realidad de vivir y convivir cuidando día a día la vida y la convivencia”.
Para la editorial San Pablo es un honor haber podido publicar este libro que no va sobre el divorcio, sino sobre cómo acoger a las personas que, aunque nunca lo hubieran imaginado, han visto cómo el divorcio llegó a sus vidas y las partió por la mitad. Esta editorial quiere estar atenta al dolor, escuchar a quienes lo sufren; ofrecer una palabra, una mirada, ante los grandes desafíos que nos plantea la sociedad en este tiempo convulso y extraño del siglo XXI. Y que esa palabra sepa, huela y suene a Evangelio. A abrazo cálido y amoroso. A puerta abierta y brazos extendidos.
El libro de Cristina recoge todo eso y nos reta como creyentes a elaborar nuestras propias respuestas pastorales a la medida de quienes las necesitan. Así que, ala espera de escuchar vuestras últimas intervenciones, gracias y ojalá que estas páginas sean mucho más que un simple libro, que muchos verán como una gota en el océano. Ojalá sea, junto a otras muchas otras, esa gota capaz de cambiar el sabor y el color de todo un océano.

Nuestro objetivo como editorial es hacer que los lectores más pequeños disfruten, se diviertan, desarrollen su imaginación y creatividad, aprendan a amar los libros y la lectura, y también que aprendan. De ese modo, además, pensamos que contribuimos a la construcción de un mundo y una sociedad mejor.

Leer más

Calacuentos

No hay nada más mágico que un libro, y más aún si este se dirige al público infantil. En la editorial San Pablo llevamos muchos muchos años editando libros, pero no tantos creando y desarrollando nuestras propias historias. Calacuentos es el buque insignia de esta nueva línea de trabajo que nos hemos marcado.
Lo fácil, sinceramente, es ir a las ferias internacionales y adquirir libros elaborados en el extranjero para editarlos aquí. Es mucho más trabajoso lo que hemos hecho con Calacuentos: crear una colección partiendo de cero, diseñarla, darle forma, buscar autores e ilustradores españoles, para que esos cuentos hablaran de nuestro contexto sociocultural a nuestros hijos e hijas.
Desde luego, lo que teníamos claro desde el principio es que queríamos orientar nuestros esfuerzos a la comunicación de valores, tan propia de nuestra identidad empresarial. Así que cuando Octavio Figueredo, entonces director editorial de San Pablo, conoció a Carmen López-Manterola en un stand de la gigantesca feria de Frankfurt tuvo muy claro que ella era la persona ideal para dotar de contenido y de poesía a un proyecto que hasta entonces eran sólo unas líneas escritas en una ficha que hablaban de trabajar las emociones, los sentimientos y los valores.
Lo cierto es que Carmen ha construido un precioso mundo poblado de personajes maravillosos como NICO, CLARA, PABLO, ANA o ELENA. Y el ilustrador Albert Pinilla les ha dado forma y los ha hecho tan adorables que cuando se abren las páginas de cualquiera de los cuatro primeros libros de la colección que hemos publicado, y que son los que presentamos hoy, uno ya no quiere dejar de visitar su universo de ojos grandes, bichos, verduras y viajes espaciales.
Así que debo dar las gracias a Carmen y a Albert por haber puesto su creatividad y talento al servicio de un proyecto que quiere ser algo más que una simple suma de historias para niños y niñas de 6 a 7 años de edad. Por eso el título de Calacuentos. Porque este proyecto quiere ser algo más. Mucho más. Pretende calar, que como indica el diccionario de la RAE, dicho de una persona significa mojarse hasta que el agua u otro líquido, penetrando la ropa, llegue al cuerpo.
Nosotros queremos llegar hasta el corazón y la cabeza de los más pequeños de la casa para que incorporen a sus vidas y su manera de conducirse por ella y de relacionarse con los demás, actitudes como la empatía, la tolerancia, el optimismo, el esfuerzo… Y muchas otras que vendrán, envueltas en nuevas historias escritas por Carmen e ilustradas por Albert que estamos trabajando ya, por cierto.
Los cuatro primeros títulos, Bichos y más bichos, Bruja o hada, ¡Hasta la luna! y ¡La princesa del guisante!, son historias ambientadas en el mundo de hoy, que hablan de cosas que les ocurren a nuestros hijos e hijas en el día a día, que te hacen reír, sentirte identificado con sus aventuras y sorprendido de la manera en que sus personajes resuelven los problemas u obstáculos que se van encontrando en el camino.
Los lectores menudos disfrutarán de la lectura. Y los adultos, además, tendrán a su disposición una útil herramienta para contribuir a que sus hijos crezcan en valores y actitudes positivas. Porque no hay que olvidar que al final de cada cuentos, padres y educadores pueden encontrar PISTAS para entender el significado de cada una de las actitudes, cómo nos cambia o qué nos aporta, cómo se puede trabajar y qué podemos descubrir gracias a este cuento. Y sé por experiencia, como madre, que a veces echamos en falta materiales como estos que de forma sencilla e inteligible nos permitan comprender mejor a nuestros hijos y ayudarles a crecer como personas.
Nuestro objetivo como editorial es hacer que los lectores más pequeños disfruten, se diviertan, desarrollen su imaginación y creatividad, aprendan a amar los libros y la lectura, y también que aprendan. De ese modo, además, pensamos que contribuimos a la construcción de un mundo y una sociedad mejor.
Pero dicho así puede parecer que estos libros son un rollazo. Nada más lejos de la realidad: Carmen ha sabido escribir historias divertidas, excitantes, amenas, que atraparán, estoy segura, a todos sus lectores. Decía Ernesto Sábato que «un buen escritor expresa grandes cosas con pequeñas palabras». Es lo que ha hecho Carmen desde luego en estos cuatro libros. Y en la editorial San Pablo estamos modestamente orgullosos del resultado.

La sociedad, la Iglesia, el lenguaje religioso, nuestra vida espiritual, nuestro compromiso social necesitan que aventemos la hojarasca de rutina, inercia y tradición que se ha ido acumulando a lo largo del tiempo sobre ellos para que vuelvan a brillar con luz propia.

Leer más

Crucificados de hoy

Las sugerentes imágenes, obra y creación de Siro López, marcan el camino de este viacrucis que quiere hacernos viajar de la cruz a la luz bajo el título “Crucificados de hoy”.
Siro es uno de esos hombres del siglo XXI que recuerda a un artista renacentista por su capacidad de tocar distintos palos. Decir que es un artista polifacético es decir muy poco porque Siro pinta, hace escultura y fotografía, es clown, escritor, conferenciante, profesor… y un sinfín de cosas más. Pero sobre todo es un hombre de ojos y oídos muy abiertos, atento al rumor de lo contemporáneo y dispuesto a romper esquemas y salirse de lo políticamente correcto.
Este libro recoge cruces y calvarios actualizados en las historias de refugiados, mujeres maltratadas, jóvenes acosados o trabajadores y trabajadoras explotados. Pero además está plagado también, pese a su pequeño formato, de vida, de arte, de motivos de esperanza y de destellos de luz. Este libro es todo eso. Y es también, si se me permite la expresión, todo un gesto. El gesto de una editorial, San Pablo, que pretende traer nuevos aires, nuevos lenguajes, nuevos autores. Y con ellos inaugurar un tiempo nuevo de diálogo, encuentro, palabra compartida y esfuerzo colectivo por la construcción de un mundo mejor.
La sociedad, la Iglesia, el lenguaje religioso, nuestra vida espiritual, nuestro compromiso social necesitan que aventemos la hojarasca de rutina, inercia y tradición que se ha ido acumulando a lo largo del tiempo sobre ellos para que vuelvan a brillar con luz propia. Con esa luz que nace de la autenticidad y el contacto directo con la vida, con el otro, y con el Misterio.
Y este libro representa muy bien esa apuesta por la renovación. Pero lo de menos son unas páginas impresas y encuadernadas. Lo que importa no son esas páginas sino sus protagonistas. Esas versiones actualizadas de Jesús de Nazaret que se dejan la piel en una valla, mueren a causa de la violencia machista, padecen explotación o acoso o tortura. Pero también los que gritan “Welcome refugees”, los que salvan vidas, dicen “no” a la discriminación, o siembran derechos para recoger dignidades y justicias. Tanto los que son víctimas como los que pegan un giro al timón para cambiar cada cruz en luz. Para pintar de esperanza los márgenes del camino.
Gracias, Siro, por compartir con nosotros tu arte comprometido y valiente y contribuir al tiempo de renovación y cambio de la editorial San Pablo con este “Viacrucis Vialucis Crucificados de hoy”.