Consagrados a la concordia

(El Ciervo). Un siglo de diálogo ecuménico intenta deshacer siglos de incomprensión, de desprecio y violencia física en el interior de las confesiones cristianas. Si este camino ha sido posible hasta el punto de firmar declaraciones conjuntas que reafirman la unidad del cristianismo es por el empeño de quienes han consagrado su vida a la concordia.

Pedro Langa, el autor de Apóstoles de la unidad, lo recuerda para que sus contribución no caiga en el olvido.

El Ciervo 758 (julio-agosto de 2016) 45.