Dar paso a una Iglesia global y plural

(A. Montero, en Studium). Javier Elzo, el autor de Morir para renacer, cuenta ya con 75 años, es Catedrático emérito de Sociología en la Universidad de Deusto, está casado y es abuelo de tres nietas y un nieto, es autor de numerosos libros sobre el comportamiento y el valor de la juventud actual y sobre la sociología de la Religión. Y ha sido invitado a Roma para participar en el Seminario Internacional preparatorio del Sínodo de los Obispos sobre la Juventud, que tendrá lugar el próximo mes de agosto.

La explicación del título del libro es que éste tipo de Iglesia debe morir para dar paso a una Iglesia global y plural. Se inspira en las palabras de Jesús que dicen que si el grano de trigo al caer en tierra no muere, queda infecundo; en cambio si muere da mucho fruto Y está convencido de que «la edad de oro de la Iglesia no está en el pasado, sino quizá en el futuro», y que «no se puede vivir la fe en la actualidad como la vivieron y entendieron nuestras anteriores generaciones de cristianos durante los largos siglos de la era de la cristiandad, en cuyos estertores estamos». Y esta singular novedad: «necesitamos superar la fractura binaria entre creyentes y no creyentes, de tal suerte que todos los que, con buena voluntad, tengan inquietud por un mundo mejor, puedan trabajar, conjuntamente en ello, y desde sus propias convicciones personales». La lectura del libro anima a ello.

A. Montero

Studium, Vol. LVIII, fasc. 1 (enero-abril de 2018), 168-169.