El (último) libro de la esperanza

(Antonio Llamas, en Vida Nueva). Fruto de su madurez y de su larga trayectoria docente sobre la materia en el Centro de Estudios Teológicos de Sevilla, el profesor Miguel Oliver Román nos ofrece aquí una obra muy equilibrada acerca del último libro de la revelación escrita del Nuevo Testamento, El Apocalipsis.

El tema es siempre fascinante por el argumento del Apocalipsis, que no es una obra catastrófica, sino el libro de la esperanza cristiana, donde Cristo, el Señor, el Hijo de la mujer coronada de estrellas, sigue los designios marcados por el Espíritu divino, clave hermenéutica del último libro canónico. Es precisamente el Espíritu el que anima, sugiere, sopla y juzga las actitudes de las Iglesias primitivas cristianas.

La obra es divulgativa, por lo que no podemos exigir profundidad en los significados de estas Cartas a las siete Iglesias del Apocalipsis, pero sí es útil para ahondar en el libro y, en concreto, en sus primeros capítulos. Y es que el Apocalipsis no figura en último lugar por un capricho particular, sino porque es el culmen de la revelación escrita.

A nuestro parecer, los lectores de este volumen deberían antes leer el texto del Apocalipsis íntegramente, y varias veces, para después recrearse en los tres primeros capítulos, que el profesor Oliver Román estudia aquí con mucho acierto.

La obra consta de cuatro partes. La primera es una contextualización de este mensaje de san Juan. El primer capítulo esboza de manera ágil la realidad judaica y el fenómeno de la apocalíptica. El autor estudia la relación del Antiguo Testamento con este libro neotestamentario, realizando un estudio sinóptico de las cartas, así como de cada una de las ciudades a las que se dirigen.

La segunda parte versa acerca del texto bíblico y comentario no solamente de la visión inaugural del Apocalipsis (Ap 1, 1-18), sino de cada una de las cartas (Ap 2-3). Es un comentario breve, conciso y útil para los lectores. Además, el autor propone un esquema de lectura para no perderse.

La tercera parte es una reflexión que ayuda a los destinatarios a conocer los pasos seguidos por san Juan en cada una de las siete cartas. Esta parte está bien elaborada, porque el autor conoce en profundidad el libro. Se trata de reflexiones actuales para el apasionante y siempre convulso siglo XXI en el que estamos inmersos.

La cuarta parte constituye una actualización del Apocalipsis. El profesor Oliver Román se acerca a este libro fascinante y nos brinda, sugiere y suscita el interés, para que nuestras comunidades cristianas sean guiadas e iluminadas por el misterio de Cristo Resucitado.

El autor cierra su obra resaltando la relación entre Cristo y su Iglesia: Cristo es la Palabra viva de Dios; la Iglesia camina hacia la Jerusalén celeste conducida por el Espíritu, que le hace discernir entre el bien y el mal, para tener la actitud de María, oyente de la Palabra, que lee, medita y ora.

Felicitamos al profesor Miguel Oliver Román por esta sugerente obra acerca de uno de los libros más bellos y desconocidos de la Biblia.

Antonio Llamas

Vida Nueva 2.988 (14 de mayo de 2016) 43.