Gloria Fuertes de la mano de Miren Zaitegui

(ACUA). El jueves 30 de noviembre, en un perfecto maridaje, ACUA y la Biblioteca Municipal de Villaviciosa de Odón organizaron en el Coliseo de la Cultura un acto homenaje a Gloria Fuertes, con motivo de su centenario, una magnífica poeta que se ha mantenido durante mucho tiempo desconocida y reducida a una figura televisiva que escribía para niños. El plato principal de este evento fue la presentación en Villaviciosa del libro Gloria Fuertes …Y que ya todo lo amé editado por SAN PABLO y escrito por Miren Zaitegui, una periodista navarra y librera de «viejo» que nos acerca a la persona y a la obra de la poeta de Lavapiés.

Miren vive en El Escorial, pero la tenemos muy cerca. Desde hace tiempo tiene una vinculación especial con nuestro pueblo, estuvo al frente de la dirección del periódico local 6.16… durante muchos años y desde entonces mantiene una relación muy afectiva con nuestro municipio. En el acto intervino también la Doctora en Historia del Arte y profesora en el IES Calatalifa durante 25 años, Maite Fernández Madrid, que encuadró la obra de Gloria Fuertes con la poética española: Santa Teresa y San Juan de la Cruz, Gabriel Celaya, Lorca… La lectura de los poemas de Gloria Fuertes estuvo a cargo de Pilar Ortega, vecina de Villaviciosa.

Teresa Sorozabal, bibliotecaria municipal y Paloma Álvarez, de la Asociación Cultural ACUA, organizadoras del homenaje, presentaron a cada una de las componentes de la mesa. Al acabar el encuentro, tuvimos la oportunidad de hablar con la escritora y autora de Gloria Fuertes.

Miren, ¿por qué el libro?

Fue inicialmente un encargo de la Editorial SAN PABLO con ocasión de la celebración del centenario de Gloria Fuertes, pero al final se ha convertido es un trabajo que he hecho con un placer inmenso. Lo que en un principio fue un encargo se ha convertido en unos de los hechos con los que más he disfrutado últimamente .Fue un trabajo que al principio necesitó investigación, tanteo, bibliografía, encontrar a la gente que había vivido con ella y que había sido su amiga, que había compartido con ella muchas cosas, y luego dio lugar a lo que yo llamo un descubrimiento. La sorpresa de encontrarte a una Gloria Fuertes de igual de grande como persona como poeta.

Gloria, es mucha Gloria…

Sí, Gloria es mucha Gloria. Es un perfil humano que tiene un montón de caras, de aristas, de cosas buenas, de cosas menos buenas, pero es un personaje arrebatador, que te atrae en cuanto empiezas a conocerlo. Un perfil de mujer nada sencillo, porque era ambiciosa, libre y con unas ganas tremendas de aportar su saber literario al mundo.

¿Crees que los centenarios, los días internacionales, los aniversarios… tienen una función importante para recuperar figuras como Gloria Fuertes?

El centenario de Gloria es una ocasión maravillosa para descubrir una parte de ella que apenas se conocía, tanto en lo humano como en lo literario, en lo poético. Eso ha sido, por una parte un empeño de la Fundación Gloria Fuertes y de testigos como editoriales… Se trataba en este centenario de reivindicar una Gloria creadora, que iba más allá de su literatura infantil, y una persona que fue capaz de escarbar en su interior, de mirar el mundo de una manera muy especial y de trasladarlo a unos poemas que aún hoy nos sigue poniendo la carne de gallina. Esa parte de la poesía de adultos que muy poca gente que conoce. Este es el gran descubrimiento que nos ha ofrecido este centenario.

¿Qué aportas con tu libro?

Una mirada diferente. No es una tesis, no es un trabajo de investigación. Es un gran reportaje en el que yo me he imbuido con una alegría muy grande, y con un interés enorme. Descubrir la Gloria mujer, la Gloria poeta, la persona. Que fue capaz de enfrentarse a una sociedad dura, oscura como era la España de la posguerra y de descubrirse a sí misma, de descubrir y de descubrirnos de alguna manera el mundo.

Gloria fue una superviviente y… una feminista.

Sí fue una mujer feminista, lo dijo de diferentes maneras. No es normal que una mujer que nació en el 17 que vivió la guerra, que vivió la posguerra que vivió el franquismo, no es normal que una mujer consiga lo que ella consiguió sin una luz. Yo creo que esa luz de Gloria va más allá de su ser pasional. Es una poeta de los pies da la cabeza. Y eso es lo más importante que debemos sacar de este centenario.

ACUA (3 de diciembre de 2017)