Javier Elzo presenta en Madrid «Morir para renacer»

(SP). El sociólogo Javier Elzo presenta en Madrid su último libro, Morir para renacer (Otra Iglesia posible en la era global y plural), editado recientemente en SAN PABLO. En la presentación, que se celebrará en el Aula García Polavieja de la Universidad Pontificia Comillas el próximo lunes 11 de diciembre, a las 19:30 horas, intervendrán, junto al autor, Isabel Gómez-Acebo, teóloga, Fernando Vidal, director del Instituto Universitario de la Familia, y Mª Ángeles López Romero, directora editorial de SAN PABLO.

Javier Elzo, catedrático emérito de Sociología de la Universidad de Deusto y autor de numerosos libros sobre el comportamiento y los valores de la juventud, las drogodependencias y la sociología de la religión y la Iglesia, defiende en este libro dos ideas mayores: la primera, que lo mejor del catolicismo no está en el pasado, sino que puede estar en el futuro, y que, si cabe hablar de edad de oro del cristianismo, está delante de nosotros y no detrás. Lo que exige otra Iglesia: sinodal, superando el clericalismo, liberándose de la era de la cristiandad y, al fin, habilitando completamente a la mujer en su seno. La segunda, para significar que, en la era global, plural y crecientemente desigual en la que nos encontramos, necesitamos superar la fractura binaria entre creyentes y no creyentes, de tal suerte que todos los que, con buena voluntad, tengan inquietud por un mundo mejor puedan trabajar, conjuntamente en ello, y desde sus propias convicciones personales.

«Hoy, quizá más que nunca –dice el autor en el Epílogo del libro–, debamos atender las palabras que Juan pone en boca de Jesús: “Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, da mucho fruto” (Jn 12,24). No tengamos miedo a la muerte de una Iglesia; no permitamos el riesgo de que se quede sola, cual secta de puros. Pero cuidemos en acertar su renacer. Jesús de Nazaret, un Dios humano, una Iglesia que se busca, la oración de escucha en el silencio de la noche y en los gritos de los necesitados, a menudo silentes, a menudo tapados en el ruido de las redes sociales, y la reflexión y el bien hacer de tanta gente de buena voluntad, nos ayudará y orientará en el empeño».