La respuesta del Dios de la vida frente a la cultura de la muerte de nuestra sociedad

(Juan Dobado, en Miriam). Como la devoción pascual del Tercer Milenio, así aparece descrito el ejercicio de este Vía Lucis en la obra del padre Pablo Cervera. Si el Vía crucis concluye en el sepulcro, ahora es momento de vivir la experiencia del Resucitado. Ilustrado con mosaicos del P. Marko I. Rupnik y colaboradores del centro romano Aletti, el Vía Lucis es la respuesta del Dios de la vida, de la esperanza, frente a la cultura de la muerte de nuestra sociedad. A través de catorce estaciones, desde el Domingo de Resurrección hasta Pentecostés, el autor nos invita a meditar en las apariciones del Resucitado a la luz del Magisterio y de la oración.

Juan Dobado

Miriam 390 (septiembre-octubre de 2014) 189.