Objetivo: descubrir lo que realmente somos

(José Luís Guzón Nestar, en Sinite). Presencia es un libro en principio de psicología que aborda una temática compleja (la mente, el yo, la presencia, etc.) desde una visión transpersonal y según el modelo no-dual de cognición. Digo en principio, porque la finalidad de su autor es llegar a conseguir una buena praxis meditativa: «La praxis meditativa no es una “pastilla” para sentirse bien, sino un camino arriesgado de puesta en verdad, abriéndonos a la verdad que somos, a través del desnudamiento de todo lo que creíamos ser y de desaprender todas las construcciones mentales que habíamos tomado como verdaderas» (pp. 111-112).

Su autor, Enrique Martinez Lozano (Guadalaviar, Teruel, 1950), es psicoterapeuta, sociólogo y teólogo. Animador de encuentros y retiros, conferenciante y autor de varios libros, se halla comprometido en la tarea de articular psicologia y espiritualidad, abriendo nuevas perspectivas que favorezcan el crecimiento integral de la persona.

Tiene el don de articular psicología y espiritualidad de un modo sencillo, a la vez que profundo y eficaz, potenciando el crecimiento personal y la experiencia de la más genuina espiritualidad, desde la atención a nuestro peculiar momento de transformación y vivencia personal y cultural.

El concepto de psicologia y espiritualidad, la integración y la unificación personal, quiénes somos, los modos de superar las dificultades en las relaciones humanas o el fenómeno de la sombra, como clave de comprensión, son algunos de los temas presentes en sus libros en general, pero particularmente en este.

La obra consta de tres grandes partes y un anexo. Las partes son: el aprendizaje (venir al presente), la comprensión (¿qué es el presente?) y la realización (vivir en estado de presencia). El anexo es una guía pautada que facilita el camino o la transición del estado mental al estado de presencia. El libro en su parte final tiene forma de cuadernillo para facilitar las anotaciones en el propio libro («Mi adentro»).

En la primera parte aborda la necesidad de venir al presente para reconectar con nuestra identidad más auténtica. En la segunda, nos hace caer en la cuenta de la verdadera naturaleza del presente, ausencia de tiempo, o todo el tiempo concentrado en sí (triple éxtasis de la temporalidad). Finalmente, en la tercera nos desvela en qué consiste la realización definitiva de la persona: hay que pasar del estado mental al estado de presencia. Solo aquí se podría alcanzar la felicidad plena.

Me parece un libro extraordinario no solo para la praxis meditativa, sino también como un libro de autoayuda en general, que nos invita –como dice él mismo– a iniciar el largo camino de vuelta a casa, a desandar el camino y desaprender lo aprendido, con el único objetivo de lograr descubrir lo que realmente somos. Recomiendo vivamente su lectura.

José Luís Guzón Nestar

Sinite 177 (enero-abril de 2018) 177-178.