Prólogo de María Ángeles Fernández al libro «Fronteras en el aire»

Cada mes se cumple el ritual. Como le dice el zorro al Principito, «es bueno que haya ritos» para saber a qué hora preparar el corazón. Así, el sábado yo espero que comiencen a sonar las primeras notas de una melodía cuidadosamente seleccionada. Tras los compases iniciales, el volumen baja lentamente y se enciende el piloto rojo sobre la mesa del estudio de Radio Nacional. Luis Fernando me mira, le hago una señal y comienza su relato. Ya está cumplido el ritual.

Con un ritmo pausado, sereno, saboreando cada palabra (también cuidadosamente elegida), el profesor Vílchez nos desvela el otro lado de esa persona que hace tiempo conoció, o el gesto de aquella otra con la que se acaba de encontrar. Así hemos descubierto a muchos niños, unos absortos en la música que unos artistas ejecutaban en el corazón de la ciudad, muchos ávidos por aprender al cobijo de una hermosa biblioteca, otros preguntando con su mirada ¿por qué el dolor? ¿por qué la guerra? ¿por qué el hambre? ¿por qué?… También, siempre sobre el colchón de las notas musicales, nos hemos encontrado con el anciano que ya no recuerda, pero sonríe y con el joven que nos abre las puertas de un futuro lleno de esperanza. Con su verbo ágil nos ha situado en la frontera de la vida y de la muerte, de la alegría y del dolor, del desencanto y del camino que está por hacer…

En las madrugadas de los sábados, Luis Fernando nos ha llevado a contemplar la Belleza de la pintura, de la música o de un lugar. Con él hemos viajado por la vida posando nuestra mirada en ángulos a los que no llega la cámara del turista apresurado y nos hemos admirado con el retrato preciso y precioso de muchos rostros que son imagen del Amor. Y, cuántas veces, mientras salía el sol, hemos abierto el diccionario para romper el ayuno de la noche degustando el hermoso significado de una palabra y hemos detenido el paso para dejarnos sorprender por escenas cotidianas de la vida.

Ahora, todos esos relatos que el autor ha escrito a lo largo de estos años para los oyentes de Frontera, están recogidos en este libro que recomiendo leer, como todos, abriendo las fronteras que a veces tratan de apropiarse de nuestra mente y de nuestro corazón.

Querido Luis Fernando, gracias por ayudarnos a descubrir que, con otra mirada, «un día es diferente de los otros días y una hora de las otras horas».

Quedo a la espera del ritual…

 

María Ángeles Fernández

Directora de los programas Frontera de RNE y Últimas Preguntas de RTVE.