Aquellos nos trasmitieron la buena nueva

(Studium). Los Apóstoles presenta una serie de Catequesis, dadas por el papa Benedicto XVI «sobre los apóstoles y los primeros discípulos de Jesús», que nos llevan a los orígenes de la Iglesia, a los primeros enviados del evangelio y a sus discípulos que lo proclamaron por los caminos del mundo. Ellos fueron los testigos de lo que sucedió en nuestra tierra con la aparición, muerte y resurrección de Jesús. Sólo ellos pudieron dar testimonio de lo que habían visto, tocado y experimentado acerca de la Palabra de la vida. Ellos fueron el fundamento de la Iglesia, construida sobre el cimiento de los apóstoles y profetas. El papa Benedicto XVI hace un repaso de la figura de cada uno de los apóstoles, de una manera muy especial de san Pedro, siguiendo por Andrés, Santiago el Mayor, Santiago el Menor, Juan, Mateo, Felipe, Tomás, Bartolomé, Simón el Cananeo, Judas Tadeo, Judas Iscariote y Matías. Esa lista de los Doce es completada con las figuras de Pablo, Timoteo y Tito, Esteban, Bernabé, Silvano y Apolo, Áquila y Priscila… y una catequesis sobre el papel de las mujeres. De ellos nació la Tradición en torno a la figura de Jesús… Estas Catequesis nos hacen un poco más familiares esas figuras de los orígenes, de aquellos nos trasmitieron la buena nueva, de la cual nosotros vivimos todavía.

V. B.

STUDIUM, vol. LVI, 2016, fasc. 1, p. 143.

Un trabajo muy amplio salido de un gran teólogo: Joseph Ratzinger

(Ángel Gómez Escorial, en Betania). El papa emérito Benedicto XVI viene publicando una amplia serie con el título de Fundamentos de la Fe, sin duda, muy interesantes. Yo sólo he leído dos: La Iglesia, comunidad de amor y Los sacramentos, signos de salvación. En la web de la Editorial San Pablo aparecen diez títulos de la misma coleccion y, entre ellos, los dos citados.

Voy a referirme a esos dos a la espera de que pudiera reseñar el resto, aunque supongo que para el necesario servicio que yo quiero dar a los lectores de Betania, ya servirá la presente reseña como anuncio y divulgación de la serie. No se trataría, en ninguno de los casos, de establecer diferencias o “calidades” entre unos y otros. No tendría sentido… Es en definitiva un trabajo teológico muy amplio salido de la pluma de un gran teólogo como lo es Joseph Ratzinger.

La selección de textos y los respectivos prólogos son de Giuliano Vigini. Es un conocido escritor y periodista italiano especializado en libros religiosos. Le hemos citado en alguna ocasión aquí en «El Libro de la Semana». Ciertamente la utilidad de sus prólogos –insisto en los dos que he leído– es enorme pues centra muy bien el contenido que el lector se va a encontrar, cosa importante tratándose de la amplitud de la obra de Benedicto XVI y del contenido que se centra en cada volumen. Hay otra característica común en la forma de escribir del papa Ratzinger que no quiero dejar de notar. Y no es otra que sus textos son muy asequibles, fáciles de leer, muy bien ubicados en lo que llamaríamos el relato histórico, y que, sin duda, tiene la habilidad de hacerse entender. Sinceramente, ello no es muy habitual en los tratados de teología y en los teólogos.

No es fácil hacer reseñas diferenciadoras de ambos libros –La Iglesia y Los Sacramentos– y al final me ha parecido que parece útil consignar, los títulos de los bloques y capítulos de cada obra. Y así en La Iglesia son: 1.- La Comunidad de Fe. 2.- La Comunidad del anuncio. 3.- La Comunidad de la oración. 4.- La Comunidad del servicio y 5.- La Comunidad en camino. En el caso de Los Sacramentos, tenemos: 1.- Los sacramentos. 2.- Los sacramentos de la iniciación cristiana. 3.- Los sacramentos de curación y 4.- Los sacramentos de la comunión y de la misión.

Recomiendo la lectura de estos textos de Benedicto XVI. A mí por lo menos me han perecido sugerentes y muy bellos.

Ángel Gómez Escorial

Betania 899 (11-12 de octubre de 2015)

Uno de los grandes tapices de la teología espiritual de Benedicto XVI

(F. Carmona, en La Ciudad de Dios). Este libro que nos ofrece Ediciones San Pablo, Las virtudes de Dios, es una selección de la doctrina del Papa Benedicto XVI sobre las virtudes teologales realizada por Giuliano Vigini, precedida de un prólogo del mismo autor. Las fuentes utilizadas las cita al final de la obra en las páginas 93-96: audiencias, mensajes, homilías, discursos, y las tres grandes encíclicas Deus caritas est, donde afirma Benedicto XVI que la fe es la fuente del amor inagotable, que procede de Dios; Spe Salvi, la gran esperanza que ilumina el presente y se proyecta en el futuro, y la Caritas in veritate, que es la fuerza propulsora de la caridad en la verdad.

Guliano Vigini comienza el prólogo diciendo que «las virtudes teologales –fe, esperanza y caridad– comprenden uno de los grandes tapices de la teología espiritual de Benedicto XVI». Es una bella expresión que indica el valor que la reconoce. La doctrina teológica del Papa emérito, por lo demás, es amplia y reconocida por todos sin excepción. Ahí está patente en sus obras, que se encuentran al alcance de todos en todas las librerías. Vigini selecciona textos fundamentalmente extraídos de las fuentes mencionadas, verdadera síntesis de la enseñanza del antiguo Papa, pasando por la Creación, la Redención, mediante la Encarnación de Verbo y su misterio pascual. Enseñanza que Benedicto XVI impartió desde su cátedra pontificia en los mencionados documentos.

Vigini distribuye la materia en cinco capítulos, que facilitan la elección de una lectura espiritual, meditación o también reflexión para el estudio teológico. En el primer capítulo ofrece la admirable conjunción de las tres virtudes fundamentales, que iluminan todas las demás. Sigue el dedicado a la fe, que conduce a la búsqueda de Dios y en él la vida eterna. En tercer lugar presenta la esperanza, tan necesaria que, sin ella no se puede concebir ni a Dios ni la eternidad. Dedica el cuarto a la caridad, que llena todo porque Dios es amor y es la verdad plena. Termina con la vida virtuosa, que es lo que agrada a Dios. En fin, desde esta perspectiva, este libro puede ser muy útil para toda persona interesada en los valores espirituales cristianos.

F. Carmona

La Ciudad de Dios 228/2 (abril-junio de 2015) 576.

El auténtico camino de la libertad y del amor

(M. Fernández, en La Ciudad de Dios). Los Mandamientos es una selección de textos de Benedicto XVI, tomados de sus homilías, audiencias y alocuciones, que se centran en los Mandamientos, en el comportamiento moral del ser humano, en la caridad y en la misericordia. En sus escritos, el Papa emérito define los Mandamientos como un camino de libertad que no limita la felicidad, sino que indica cómo encontrarla y exhorta a los fieles cristianos a escucharlos y ponerlos en práctica, porque hacerlo «no significa alienarse, sino encontrar el auténtico camino de la libertad y del amor».

Consta de cinco capítulos: «La ley de Dios», «Vivir en Cristo», «La actualización
moral del cristiano», «Los mandamientos de la libertad» y «La misericordia». En ellos se va navegando mar adentro en la vida cristiana con sencillez y naturalidad hasta llegar al puerto de la Gracia. Los mandamientos son realmente las señales que nos indican el camino y nos muestran cómo vivir bien, cómo escoger la vida. La selección de textos es de Giuliano Vigini, profundo conocedor de la obra del Papa Benedicto.

M. Fernández

La Ciudad de Dios 228/2 (abril-junio de 2015) 586.

Fundamentos de la fe, un elemental tratado teológico

(Miguel de Santiago, en Ecclesia). En la pulcra colección Fundamentos de la fe, de la Editorial San Pablo, que recoge textos de Benedicto XVI seleccionados y ordenados como si constituyeran un elemental tratado teológico por Giuliano Vigini, aparecen sendos libros sobre La Iglesia, comunidad de amor, y sobre Los sacramentos, signos de salvación.

Miguel de Santiago

Ecclesia 3.788-3.789 (18-25 de julio de 2015) 18.