Los documentos del Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes

(SP). En el Sínodo de los Obispos, convocado por el Papa Francisco para el mes de octubre de 2018 sobre Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, la Iglesia ha decidido preguntarse cómo acompañar a la juventud para que reconozca y acoja la llamada al amor y a la vida en plenitud, y pedir a los mismos jóvenes que le ayuden a identificar las modalidades más eficaces para anunciar la Buena Noticia. A través de ellos, la Iglesia podrá percibir la voz del Señor que resuena también en el siglo XXI. Con este Documento Preparatorio –que va acompañado de la Carta del Papa a los jóvenes, en la que les anima a no tener miedo–, se da inicio a la fase de consulta de todo el Pueblo de Dios.

El documento que actualiza el proceso formativo de los sacerdotes

(SP). La rápida evolución del mundo actual, los cambios históricos, socioculturales y eclesiales, y los desafíos de la nueva evangelización han hecho necesaria la actualización del proceso formativo de los sacerdotes. La Ratio fundamentalis institutionis sacerdotalis describe este nuevo proceso desde los años del Seminario, a partir de cuatro notas características: única, integral, comunitaria y misionera, con el fin de ofrecer una formación sacerdotal capaz de responder a los retos de hoy. Las Conferencias Episcopales, los Obispos, los superiores y rectores de seminarios, así como todos los interesados en promover una formación sacerdotal de calidad cuentan ahora con un instrumento actualizado y oportuno para acompañar a los candidatos que han recibido el don de la vocación presbiteral.

SAN PABLO publica el documento preparatorio del Sínodo de los Obispos

Titulado Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional,
estará disponible a partir de mañana, 24 de enero.

Incluye una Carta del Papa Francisco a los jóvenes,
en la que les anima a escuchar sin temor al Espíritu.

(SP). San Pablo publica Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, el documento preparatorio del próximo Sínodo de los Obispos, que se celebrará en el mes de octubre de 2018. En este Sínodo, la Iglesia ha decidido preguntarse cómo acompañar a la juventud para que reconozca y acoja la llamada al amor y a la vida en plenitud, y pedir a los mismos jóvenes que le ayuden a identificar las modalidades más eficaces para anunciar la Buena Noticia.

A través de ellos, la Iglesia podrá percibir la voz del Señor que resuena también en el siglo XXI. El Documento va precedido de una Carta del Papa Francisco a los jóvenes, en la que les anima a no tener miedo «de escuchar al Espíritu que os sugiere opciones audaces» y a no perder tiempo «cuando la conciencia os pida que os arriesguéis para seguir al Maestro». Con este Documento Preparatorio, que se divide en tres grandes bloques –«Los jóvenes en el mundo de hoy», «Fe, discernimiento, vocación», y «La acción pastoral»– se da inicio a la fase de consulta de todo el Pueblo de Dios. Para ello, el Documento incluye un amplio cuestionario, con la intención de «ayudar a los organismos a quienes corresponde responder a expresar su comprensión del mundo juvenil y a leer su experiencia de acompañamiento vocacional», y añade tres preguntas específicas para cada área geográfica que tienen en cuenta las diferentes situaciones de cada continente.

El libro, editado en formato práctico y manejable, consta de 80 páginas y un precio de 2,95 €. Estará disponible en la red de librerías SAN PABLO y Paulinas y en las librerías religiosas de toda España a partir de mañana, 24 de enero de 2017.

La invitación a la paz y a la justicia del Papa Francisco

(SP). Desde que se instituyera la Jornada Mundial de la Paz, el Santo Padre dirige a todos un mensaje invitando a reflexionar, orar y trabajar por la paz y la justicia en el mundo. En el mensaje para la Jornada de este año, que ha llegado a su 50 edición, el Papa Francisco nos recuerda que la violencia es una profanación del nombre de Dios. Responder con violencia solo puede generar un enorme sufrimiento. Jesús predicó incansablemente el amor incondicional de Dios que acoge y perdona y ser hoy sus verdaderos discípulos significa aceptar su propuesta de la no violencia. Si el origen del que brota la violencia está en el corazón de los hombres, en ese mismo lugar debemos iniciar el camino hacia una no violencia, estableciendo un compromiso de oración y acción para construir una paz justa y duradera.