La felicidad del compromiso y la fraternidad

(SP). Este magnífico Calendario de pared 2018 Padrenuestro de la felicidad incorpora simpáticas ilustraciones de Patxi Velasco Fano –una para cada mes, incluido enero de 2019–, acompañadas de una oración escrita por Miguel Ángel Mesa, siguiendo el Padrenuestro donde se transmite la felicidad del compromiso y la fraternidad con los desfavorecidos. El calendario indica, además, las fiestas nacionales, el día festivo de cada Comunidad Autónoma, el santo del día y las más importantes advocaciones marianas.

Reflexionar en unión con María de un modo práctico para la vida cotidiana

(Revista Miriam). Una original publicación mariana (María, mujer de fe) nos ofrece la editorial San Pablo que nos ayuda a reflexionar en unión con María de un modo práctico para la vida cotidiana. A través de 31 esquemas prácticos, con títulos tan sugerentes como María, una emigrante más, mujer de la prisa o mujer del cuidado, el creyente encuentra una meditación donde descubre a la Madre de Dios como mujer que afronta con fe y esperanza todo lo relacionado con su Hijo. Cada capítulo incluye una breve consideración sobre el tema, la lectura bíblica en la que se inspira, una meditación y pistas para la reflexión y la oración. El prólogo se debe a Alejandro Fernández Barrajón.

Revista Miriam 393 (marzo-abril de 2015) 78.

El corazón de María estaba roto a su lado, en sus últimos momentos

«En muy contadas ocasiones, y solo en situaciones límite, una madre o un padre llegan a abandonar a sus hijos. Lo habitual es que les cuiden, les ayuden, se desvivan por ellos, aunque no compartan su pensamiento, su forma de actuar y de comportarse. Tenemos multitud de ejemplos. Uno de los más claros es el de las madres que han sufrido el terrible dolor de ver a sus hijos inmersos en el mundo de la droga.

Cuando el hijo o la hija sufren esta dependencia, la carencia de ingresos ante la crisis económica que estamos sufriendo, una enfermedad crónica, el hambre en los países empobrecidos, una separación dolorosa… siempre están los padres a su lado, al pie de su cruz, para alentarles, apoyarles, protegerles. En muchas ocasiones el padre y la madre serán su única tabla de salvación.

Así fue también en el caso de María y José. Fueron observando, desde que era un niño, que Jesús tenía una misión que debía cumplir, por amor a su Padre y a los más desheredados y excluidos de su pueblo. Cuando este cometido le llevó hasta la cruz, Jesús sabía que su madre estaría a su lado, junto a las mujeres que le habían seguido fielmente por los caminos de Galilea. Solo sus amigas quedarían junto a Él.

Según los exégetas e historiadores de la época, los familiares y amigos de los crucificados no podían estar cerca de ellos. No se lo permitían o les obligaban a estar a gran distancia. Pero el corazón de María estaba roto a su lado, en sus últimos momentos (presente o no físicamente). Por mucho que no comprendiera algunas de sus actitudes, era su Hijo, había nacido de sus entrañas, fruto del amor de Dios en ella. No podía abandonarle».

(Miguel Ángel Mesa Bouzas, María, mujer de fe).

La fe de María vista desde la cotidianidad

(P. Izquierdo Gil, en Ephemerides Mariologicae). María, mujer de fe consta de 31 capítulos (los designamos así, aunque el autor no lo hace de modo explícito). Cada capítulo propone un motivo concreto, tomado de un pasaje evangélico (salvo el último, que procede de Hch 1,14 y que se titula “María, madre de la Iglesia”). Algunos títulos que pueden ser ilustrativos son estos: “María, una emigrante más”; “María, vecina de Nazaret”; “María, madre de un «trastornado»”; “María, mujer libre”; “María, mujer de la prisa”, “María y el vino nuevo”.

La estructura de cada capítulo es constante: unas consideraciones previas, un texto bíblico, una reflexión o comentario, un recuadro que se titula “Desde la vida” y en el que se hacen al lector tres preguntas en conexión con el motivo o tema expuesto, una oración dirigida a María.

M. A. Mesa indica así su objetivo: «Este libro es un canto a María. Y también un deseo de seguir sus pasos, desde su propio espíritu, con sus sentimientos, desde la vida concreta de hoy en día, a la luz del Espíritu que la cubrió con su sombra diáfana» (p. 7). Le interesa al autor mostrar la fe de María en la cotidianidad, en sus momentos de dicha y también en los de oscuridad, desasosiego, conflicto, incomprensión; le interesa mostrarla en su fe probada, que la hace humana y divina a la vez.

Los comentarios que jalonan el libro ofrecen inicialmente ciertos datos de aquel tiempo o señalan las preocupaciones diarias de las personas, las familias, las sociedades de nuestro tiempo, para luego ofrecer una reflexión sobre las vivencias de María.

Escrito con esmero y sensibilidad, el libro puede servir para un mes de mayo, celebrado personalmente o con el pueblo. En futuras ediciones se podría enriquecer algo más con otros datos de la vida de las mujeres en la Galilea en que vivió María. Una buena ayuda en ese sentido es, p. ej., el libro de Charles Perrot que lleva por título Marie de Nazareth au regard des chrétiens du premier siècle, así como diversos artículos de Antonio Rodríguez Carmona. Son textos que acercan a la vida cotidiana de la época y contexto social de María, y sobre todo a aquel mundo femenino.

P. Izquierdo Gil

Ephemerides Mariologicae XLIV/3 (julio-septiembre de 2014) 385.