Un camino abierto a la persona humana

(V. B., en Studium). Elegido obispo de Palencia en el año 1978, Nicolás Castellanos sorprendió a todos cuando, en el año 1991, presentó su renuncia a Juan Pablo II, y desde ese momento se ha dedicado en cuerpo y alma a las misiones con el proyecto Hombres Nuevos en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia). Ahora nos ofrece en Ser hoy persona humana y creyente algunos pensamientos sobre su experiencia personal, en los que nos invita e incita a replantearnos nuestra vida abiertos a la amistad, ejerciendo la libertad, practicando la bondad y buscando el bien común… (más…)

El debate sobre la Iglesia y las mujeres

(Betania). Este libro lleva unos meses –ya– en el mercado. Y su éxito ha sido grande. Yo he terminado de leerlo en estos días postreros de julio y me parece lógico reseñarlo aquí y ahora. Anne Soupa, biblista y politóloga, diplomada en el Instituto de Estudios Políticos de Paris, ha mirado con mucha atención la habitual misoginia de la Iglesia católica lo que ha traído que Soupa piense que Dios quiere más a las mujeres que la Iglesia católica. Su libro ¿Dios ama a las mujeres? es una gran contribución para este debate sobre la Iglesia y las mujeres.

Y su aportación es verdaderamente “fuerte”. Más o menos viene a decir que si los clérigos no asumen la ayuda y cuidados necesarios para alimentar la espiritualidad femenina, las mujeres buscarán entenderse directamente con Dios. Y ve en la fundación durante la Edad Media de muchos conventos femeninos la causa citada. Recomiendo muy vivamente la lectura de este libro para todas las mujeres, sobre todo para las más cercanas a la Iglesia pero también para los hombres –clérigos y laicos– que trabajan espiritualmente cerca de las mujeres. Gran libro.

Betania 987 (agosto de 2017).

 

El ejercicio de la Liturgia de las Horas

(Betania). En la introducción a Mi tiempo en tus manos el autor dice al lector que se enfrenta a un libro extraño y sin una “especialidad” definida. Personalmente, tras su lectura no me lo parece tanto y creo que es un compendio de pasos y recuerdos personales grabados con corriente de “alto voltaje”. Dice Alfonso Crespo Hidalgo que es un gran admirador de Romano Guardini por su libro El espíritu de la liturgia y quiero decir que a mí la lectura de los dos tomos de “El Señor” me hizo cristiano ya a edad avanzada para ser un converso. Crespo Hidalgo da datos para buscar el lugar tranquilo de un monasterio desde el ejercicio de la Liturgia de las Horas. También fue fundamental para mi conversión el descubrimiento y uso de Diurnal.

Betania 987 (agosto de 2017).

Un libro verdaderamente precioso

(A. Montero, en Studium). El autor de Acercar el Cántico es Doctor en Medicina, autor también de multitud de artículos, ha vivido en varios países del mundo y ahora reside en Inglaterra. Es oblato seglar de la Abadía de Santo Domingo de Silos y es aficionado a la Oración Contemplativa. Y en este libro comenta el Cántico Espiritual de San Juan de la Cruz. Va estrofa por estrofa. En primer lugar nos presenta la estrofa tal y como aparece en el original del místico de Fontiveros, después aparece la misma estrofa en prosa diciendo claramente lo que el verso podría no decir claro. Posteriormente hace un comentario a la estrofa descendiendo en tantas ocasiones a cada una de las palabras. Este comentario viene apoyado por multitud de notas bíblicas y de erudición. Y, finalmente, en unas cuantas líneas, nos hace la traducción simbólica de la estrofa, o sea, aquellas realidades espirituales a las que el Santo se refiere en la estrofa en cuestión. Un libro verdaderamente precioso.

A. Montero

Studium, vol. LVII, fasc. 1 (enero-abril de 2017) 167.

No llegar no es pecado; no partir, sí lo es

(José María Fernández Lucio, en La Civiltà Cattolica Iberoamericana). El libro que nos presenta el autor –Ser hoy persona humana y creyente– pretende compartir con sus lectores trozos de vida, de utopía, de experiencia martirial, pascual y liberadora. Es un libro que nace de una experiencia doblemente rica: de haber sido durante trece años obispo de la diócesis de Palencia, en España. En 1994 decide renunciar a su cargo, es aceptado por Juan Pablo II y, desde ese momento, se dedica en cuerpo y alma a las misiones con el proyecto Hombres Nuevos, en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), gracias al cual le fue concedido en 1998 el premio Príncipe de Asturias de la Concordia. (más…)