Un aventurado viaje a las profundidades del hombre

(I. E. Solano Guzmán, en La Ciudad de Dios). ¿Cómo vivimos la vida? En Presencia, el autor nos invita a hacer una interesante reflexión acerca de nuestro concepto de la vida, de nuestro «yo» y de nuestra relación con la realidad.

En la actualidad, es una sensación muy común el sentirse «fuera de sí», esto es, el vívir la vida sin sentido alguno como una especie de espectador que no participa para nada de su propia historia. La idea sostenida por el autor es que nos hemos encerrado
en un «yo» falso, lleno de seguridades falsas y comodidad, que es lo que nos hace sufrir y no nos permite ver en una perspectiva real nuestra existencia. Ante esto, el hombre debe buscar un nuevo estado: el de la «presencia» en el que simplemente se es, es la unión con el Ser de todo, el contacto con esencia misma del hombre. Es el estado primario de la humanidad, en el que se vence el miedo y la tensión que invade nuestra vida.

La obra se divide en tres grandes partes: aprendizaje, comprensión y realización. El objetivo de la primera parte es una reeducación. Es enseñarnos a regresar al momento presente y liberarnos de la proyección de la mente. La segunda parte busca comprender qué es y cómo funciona el presente, para que una vez que tomemos conciencia de lo que sucede podamos ser consecuentes ante él. En una tercera parte se nos exhorta a actuar de manera que nos mantengamos en estado de «presencia».

Este libro es un aventurado viaje a las profundidades del hombre. El autor nos ofrece un camino de retorno al ser, con el fin de hallar en uno mismo la propia esencia y el sentido de la vida. Es una invitación a abandonar el mundo ficticio que aprisiona nuestra esencia y que hemos aprendido a crear y sostener. Y, finalmente, es un esfuerzo que lleva al lector a tomar conciencia de una nueva manera de mirar el mundo, desde un nuevo estado: el estado de «Presencia».

I. E. Solano Guzmán

La Ciudad de Dios CCXXXI/1 (2018) 439-440.