Un gran defensor de los derechos humanos

(Joan Manel Gutiérrez Delgado, en Catalunya Cristiana). Actualmente la pobreza sigue sacudiendo al planeta y a nuestra sociedad posmoderna. Nos enfrentamos a nuevas formas de pobreza, con las que también Óscar Romero, arzobispo de San Salvador, hace cuarenta años tuvo que combatir. San Romero de los Derechos Humanos nos ofrece un enfoque novedoso y nos revela la cara pedagógica de monseñor Romero y su defensa de los derechos humanos en América Latina.

El autor usa un lenguaje y un estilo narrativo directo y atrayente. La voz de monseñor Romero, clara y necesaria en el mundo actual, nos da esperanza y nos alienta para seguir su ejemplo frente al capitalismo y a la cultura de la muerte que nos rodea.

Monseñor Romero es un ejemplo actual a seguir por todos nosotros. En el libro se nos presenta la actualidad de su práctica cristiana. Una praxis que va unida a una fe profunda al Cristo de los pobres. Como arzobispo, denunció en sus homilías dominicales numerosas violaciones de los derechos humanos y manifestó en público su solidaridad hacia las víctimas de la violencia política de su país.

Su asesinato provocó la protesta internacional en demanda del respeto a los derechos humanos en El Salvador. Dentro de la Iglesia católica se le consideró un obispo que defendía la «opción preferencial por los pobres». En una de sus homilías, afirmó: «La misión de la Iglesia es identificarse con los pobres, así la Iglesia encuentra su salvación» (11 de noviembre de 1977).

El lunes 24 de marzo de 1980 aproximadamente a las 6:30 pm fue asesinado cuando oficiaba una misa en la capilla del hospital Divina Providencia en la colonia Miramonte de San Salvador. Un disparo hecho por un francotirador desde un auto con capota de color rojo, impactó en su corazón momentos antes de la Sagrada Consagración. Tenía 62 años.

El 24 de marzo de 1990 se dio inicio a la causa de canonización de monseñor Romero. En 1994 se presentó de modo formal la solicitud para su canonización a su sucesor Arturo Rivera. A partir de ese proceso, monseñor Romero recibió el título de Siervo de Dios.

El 3 de febrero de 2015 fue reconocido como mártir «por odio a la fe» por parte de la Iglesia católica, al ser aprobado por el papa Francisco el decreto de martirio correspondiente y promulgado por la Congregación para las Causas de los Santos. En América Latina algunos se refieren a él como san Romero de América. Fuera de la Iglesia católica, es honrado por otras denominaciones religiosas de la cristiandad.

El autor, Luis A. Aranguren Gonzalo, es Doctor en Filosofía y licenciado en Teología. Formador, conferenciante y escritor. Ha desarrollado labores de asesoramiento y acompañamiento en diversas organizaciones de voluntariado y solidaridad en España y América Latina. Es autor de más de una docena de libros.

Leído desde la perspectiva del cristiano de a pie, el libro ayuda a reflexionar profundamente sobre la pobreza cristiana y cómo ser libres ante el consumismo salvaje del siglo XXI. Descubrimos el valor de la pobreza y la ayuda al necesitado sin fronteras.

Joan Manel Gutiérrez Delgado

Catalunya Cristiana (11 febrero 2018) 30.