Una figura femenina que no ha trascendido a la historia como merece

(Fernando Cordero, en 21). La teóloga aragonesa Cristina Inogés alumbra con esta obra una certera y pedagógica aproximación a una figura femenina gigante, que no ha trascendido a la historia con la fuerza que merece. Se trata de Charitas Pirckheimer, la abadesa de un convento de clarisas del siglo XVI, en la ciudad de Núremberg, a poca distancia del epicentro de la reforma luterana. Mujer instruida, lectora de la biblia en latín y alemán, fue la sabia guía de su comunidad. Inspirada en la figura de Clara de Asís, se mantuvo firme frente al acoso que el Consejo de la Ciudad, más ligado al poder que a la nueva fe luterana, ejercía sobre su comunidad.

Las religiosas clarisas recibieron todo tipo de presiones psicológicas, como continuas predicaciones de hasta cinco horas para ver si se convertían a los postulados de la nueva fe. Les prohibieron la eucaristía, les privaron de sus capellanes franciscanos y les imposibilitaron aceptar nuevas novicias, además de otras medidas que las abocaron a vivir en la más absoluta pobreza. Sin embargo, las clarisas de esta ciudad permanecieron en la clausura hasta que murió la última de las monjas, mostrando una fortaleza y unas convicciones de recias creyentes. La defensa que hace Charitas de la libertad de sus hermanas es comparable a la de Teresa de Jesús.

Un libro sugerente que expone, con claridad, las ideas de Lutero y las de Charitas. Descubrirán que, en algunos puntos, no estaban tan distantes, como nos pasa hoy día. Puede resultar muy útil para descubrir figuras secundarias de la Reforma protestante que pueden brindarnos nuevas perspectivas. Recomendable especialmente a profesores de religión, catequistas y educadores, que encontrarán en esta historia un filón para motivar a las jóvenes generaciones.

Fernando Cordero ss.cc.

Revista 21 1.013 (octubre de 2017) 49.