Una moral de felicidad y bienaventuranzas

(A. Montero, en Studium). El P. Felicísimo Martínez está reconocido como uno de los mejores teólogos y comunicadores del momento. Le ha dedicado un tiempo considerable al dominicanismo en varias publicaciones, varias publicaciones también a la Vida Consagraaa en plena crisis, y ha seguido posteriormente con publicaciones sobre la Fe, la Esperanza, el Cristianismo, el ser humano y, sobre todo, Jesucristo, su obra verdaderamente cumbre en la teología actual. Hoy nos sorprende con esta nueva obra: La moral cristiana, ¿opresora o liberadora? Que nadie busque en esta obra la definición del acto humano ni las circunstancias de que se puede ver rodeado el acto humano. No es un tratado de Moral al estilo clásico. Tampoco encontrará nadie aquí una serie de preceptos, leyes y normas a las que debe someterse el ser humano para encontrar la salvación a base de renuncias, esfuerzos y méritos adquiridos. Es una moral fundada en la experiencia y en la celebración de la Fe cristiana, que es lo mismo que decir que es una moral de felicidad y de las bienaventuranzas. La moral cristiana es inseparable del seguimiento de Jesús. Es la moral de quien ha encontrado en Jesús la perla preciosa y el tesoro escondido. A partir de ese momento sabes a qué tienes que renunciar para ser libre. Ahí está todo. La renuncia y la libertad. Una libertad que no te permitirá ser esclavo de nada ni de.nadie para ser fiel a Jesús y para ser feliz. Pero esta es una felicidad que busca la felicidad de los demás.

A. Montero

Studium vol. LVII, fasc. 2 (mayo-agosto de 2017) 334.