Ventana a un horizonte desgraciadamente infinito

(Daniel Pareja, en SMX). Mujer, todos somos una es una ventana a un horizonte desgraciadamente infinito. Esa ventana nos muestra la dura realidad que, aun en el siglo XXI, viven miles de mujeres en demasiados países del mundo.

Las fotografías de Francisco Magallón reflejan con maestría los rostros de la injustica cotidiana y necesitan ser vistas y reconocidas con la esperanza de poder colaborar a cambiar la realidad denunciada.

En esta obra el autor genera con cada fotografía una doble sensación. Por un lado, nos presta el objetivo de su cámara para hacer nuestra su mirada crítica, sensible y exquisita sobre las realidades que inmortaliza. Por otro, consigue lo más difícil, convertirse en mirada de cada una de ellas, dar voz a sus miradas. Miradas llenas de retales de vida vivida… o casi vivida… o casi vida… Ese cruce de miradas, a mí, me ha llegado al alma.

En cada rostro hay un mensaje, una petición de ayuda, una denuncia a las injusticias, pero también hay momentos de felicidad y la excepción de robar una sonrisa. Diferentes personas relevantes de la vida cultural española (escritores, periodistas, actores y responsables de entidades) han elaborado un texto inspirado en cada una de estas fotografías.

«La obra de Magallón es una denuncia, pero también un homenaje. Es una queja en imágenes, pero también un acto de amor». (Fernando Ónega).
«Hagámoslas visibles, es muy sencillo. Solo hay que pasar las páginas de este libro…». (Francesca Friz-Prguda).
«La equidad de género es una tarea de hombres y mujeres, que requiere tiempo, voluntad, compromiso y recursos. Es una tarea de todos». (Francisco Magallón).

Los beneficios del libro se destinarán a un proyecto de ACNUR (La Agencia de la ONU para los Refugiados), a favor de mujeres y niñas refugiadas y desplazadas.

Daniel Pareja

SMX 34 (febrero de 2018) 9.