Para un conocimiento real de María Magdalena

(Jesús Domínguez Sanabria, en Revista Agustiniana). Una obra sumamente interesante, escrita por dos mujeres muy capacitas por sus conocimientos de Teología, de la Sagrada Escritura, de los Evangelios apócrifas y de tantos sugestivos temas relacionados con la vida y obra de los primeros cristianos, y, en este caso, con la vida de María de Magdala, nuestra María Mag­dalena.

La primera parte de la obra la escribe la profesora Marinella Perroni, y nos describe cuanto la tradición canónica nos refiere de María Magdalena, con cuanto implica su influencia en los apóstoles, en la última etapa de la vida de Jesús, sobre todo como Resucitado. La segunda parte es obra de la profesora Cristina Simonelli, profunda conocedora de toda la literatura de los libros apócrifos, con cuanto positivo pueden aportar de conocimientos de dichos y hechos que durante los años posteriores a la Resurrección de Jesús circulaba entre los creyentes cris­tianos y sus vecinos. Y aquí nos describe la tradición apócrifa de María Magdale­na.

Ambas partes nos propician un conocimiento real, o al menos, un supuesto de notable probabilidad y veracidad, de cuanta fue la vida de María Magdalena, y su muy probable condición de Apóstol del mensaje cristiano: «apóstola de los Apóstoles, fielmente presente a los pies de la Cruz de Jesús; en su memoria es­tuvieron tantas mujeres que le siguieron desde Galilea, y que, desde allí, la tierra de los empobrecidos y los impuros, lo reconocieron como Resucitado» (p. 213). Además de aportarnos conocimientos interesantes sobre la protagonista del libro, resulta curioso, atractivo e ilustrador todo cuanto ambas autoras nos exponen; y aún cuando no responden a todos los interrogantes que podríamos hacer sobre el proceder humano y creyente de la Magdalena, nos ayudan a comprender si­tuaciones que necesariamente hemos de suponer que ella vivió, y que quizá hoy nosotros podemos vivir.

Jesús Domínguez Sanabria

Revista Agustiniana, vol. 59/2 (2018) 481-482.