Federico Romero presenta en Málaga La nueva vejez

(SP). El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre Prados, presentará este jueves La nueva vejez el último libro, por el momento, de Federico Romero Hernández. Un libro que tiene por subtítulo «Cómo ser viejo en la era digital y no morir en el intento», y que, según el propio autor, «trata de reflexionar sobre las alegrías, dificultades y limitaciones que nos son propias». El libro, recién editado por SAN PABLO, se presenta en Málaga este jueves, 14 de marzo, a las 19:30 horas, en el Salón de actos de la Casa Hermandad del Santo Sepulcro (Alcazabilla, 5).

Federico Romero reflexiona en este libro sobre la vejez para identificar cuál es su lugar en la sociedad actual, ya que el siglo XXI, que tanto idolatra las bonanzas de la juventud, va a ser testigo de una inversión casi total de la pirámide poblacional. El autor, que se incluye ya dentro del grupo de los «viejos», aunque asume que el deterioro físico y mental puede mermar las fuerzas, afirma de forma tajante que es un verdadero don haber llegado a la ancianidad. No hay que dejarse morir, porque cada día sigue siendo un nuevo despertar a la vida, y hay que aprovecharlo lo mejor posible, con ilusión y buen humor.

«No hay noticia de otra vida inteligente y probablemente no la haya nunca –dice el autor en la Introducción–. Y precisamente nuestra misión es transmitir a los niños, jóvenes y adultos que nos sucederán, que no todo es materia, que en el fondo de nuestro ser hay un hálito excepcional, un espíritu, que nos distingue de los animales y del resto del cosmos. Que la bondad, el amor, el compañerismo o la abnegación, sin espera de retribución alguna y que tienen como únicos vehículos las palabras o los gestos sin palabras, son nuestro excepcional patrimonio y distinción. Y con independencia de las cosas concretas y más livianas que afrontaremos en esta obrita, lo importante es que seamos conscientes de que la vida senil que nos quede debemos transformarla, día a día, en la tarea de ser testimonio vivo de tan formidable legado».