Historia, política, religión, cultura y literatura

(Mariano Boyano Revilla, en Revista Agustiniana). Con motivo de la reciente celebración de los quinientos años de la muerte de Francisco Ximénez de Cisneros se han publicado varios trabajos sobre esta extraordinaria figura histórica. A ellos se une con sobriedad y precisión El cardenal Cisneros (Iglesia, Estado y cultura), esta biografía de José Palomares, acreditado especialista en la historia de la literatura es­pañola de las etapas moderna y contemporánea. Como él mismo dice en el pre­facio, “el objetivo básico es, revisar, actualizar y sintetizar la vida y los proyectos cisnerianos de una forma didáctica, de suerte que prime la claridad expositiva sin desvirtuar el rigor histórico” (11).

Tras la lectura de la obra, creemos que ha conse­guido con creces el objetivo propuesto. Basándose en algunos estudios históricos básicos que el propio autor señala y rastreando miles de referencias documentales, logra transmitirnos los perfiles más sobresalientes de la vida de Cisneros como reformador eclesiástico, brillante estadista y enamorado de la cultura, enmarcado perfectamente en la etapa histórica que le tocó vivir. Las palabras que le dedi­ca Unamuno resumen de la mejor manera posible la sensación que queda en el lector tras aproximarse al genial personaje: “de la misma manera se hacen los grandes hombres de acción y los profundos contempladores. Alguna vez, como en el cardenal Cisneros, se unen una y otra cosa” (13).

El simple enunciado de los capítulos que forman este ensayo nos van perfilan­do la enorme transcendencia de tan significativo personaje: Comienza recordando la formación y promoción de Gonzalo, desde su nacimiento en Torrelaguna, sus estudios de derecho en Salamanca y su viaje a Roma, hasta terminar de capellán mayor en Sigüenza, habiendo pasado por la cárcel; a continuación titula Fray Francisco: de confesor real a arzobispo, donde nos narra su ingreso en la orden franciscana, su sorpresiva promoción a confesor real de la reina Isabel por reco­mendación del cardenal Mendoza y su nombramiento como arzobispo de la gran diócesis toledana; el capítulo siguiente lo titula de regente a cardenal, y en él nos muestra el gran acierto que tuvo al conseguir mantener una cierta paz entre el rey Femando, los nobles y las aspiraciones de los flamencos, como reconocimiento el propio rey católico pidió para él el capelo cardenalicio; como muestra del genio militar y su espíritu de cruzada dedica sendos capítulos a la toma de Orán y las Indias, que dejan patente su atracción por lo militar y su sana preocupación por regular y revisar la política indigenista de la encomienda; dedica luego una breve capítulo, Estado y economía, para destacar su buena visión económica, derivada de su perfil estadista; otros dos densos capítulos recogen su especial preocupación cultural, la universidad de Alcalá y la Biblia Políglota Complutense, en ellas puso especial empeño para fortalecer la formación del clero y promover el humanismo cristiano, de la gran obra bíblica dice nuestro autor: “la empresa fue posible gra­cias, por un lado, a una esplendorosa conjunción de factores culturales, religiosos y políticos que el cardenal supo aglutinar y armonizar, amén de una cuantiosa aportación económica” {130); finaliza el seguimiento de su vida y obra con el es­tudio de la segunda Regencia y la espera y muerte de un hombre de estado, que no pudo recibir a Carlos V, para quien había guardado celosamente la corona de los reinos de España con admirable visión nacional y mano firme. Todavía añade otro capítulo para rastrear lo que denomina varia fortuna cisneriana, en él que examina importantes muestras literarias y artísticas que sobre nuestro personaje se han construido a lo largo de estos cinco siglos.

Nos parece que bien se puede aconsejar a un gran público la lectura de esta lograda obra divulgativa, pero que integra historia, política, religión, cultura y literatura para acercarnos, desde el estudio de fuentes bien contrastadas, a la com­pleja e irrepetible figura del cardenal de España. La ímpecable presentación de la Editorial San Pablo también invita.

Mariano Boyano Revilla

Revista Agustiniana, vol. 59/2 (2018) 478-479.