Huyamos de la queja estéril y busquemos la felicidad cada día

Muchas gracias a SAN PABLO y en especial a su autor Salvo Noè por invitarme a un acto tan especial para él, en la presentación de Prohibido quejarse en España.

En primer lugar tengo que decir que me siento totalmente identificada con el contenido del libro, que va muy en la línea de lo que trabajamos en nuestro equipo de psicología y que reflejamos en libros como La Inutilidad del Sufrimiento.

En este caso, está muy centrado en la queja, en esa costumbre tan negativa que tienen algunas personas, que lejos de enfrentarse a su vida, abdican de luchar y se quedan en una actitud tan estéril como contraproducente.

El Papa Francisco ya nos dice en el prólogo que «Sólo el amor llena los vacíos, cura las heridas, sana las relaciones, infunde confianza, da la paz, restaura el valor, transforma la vida y hace de ella una gran obra de esperanza». Por cierto, enhorabuena: a mí nunca un Papa me ha escrito un prólogo.

Todos sabemos que la queja es lo contrario de la alegría. Noè nos dice en la introducción que debemos activar en nuestra vida más entusiasmo, gratitud y responsabilidad para obtener la cohesión y la alegría de vivir. Por el contrario, si nos limitamos a quejarnos, corremos el riesgo de destrozar nuestra vida y de sentirnos cada vez más impotentes.

Desde el principio el autor responde a la gran pregunta: ¿Por qué debes dejar de quejarte? Porque las quejas nos impiden encontrar una solución, nos hacen perder la energía, generan un estado de ánimo negativo e influyen en las relaciones interpersonales (y yo añadiría, influyen muy negativamente).

La gente que se queja lo hace por costumbre, en general se sienten insatisfechos con su vida, pero también coincide en que suelen ser PERSONAS MANIPULADORAS, que buscan nuestra atención y, con frecuencia, abusan de nuestra buena voluntad.

De hecho, muchas personas con situaciones muy complicadas NO SE QUEJAN, sino que hacen frente a las dificultades y tratan de resolver sus problemas desarrollando competencias emocionales.

Pero, ¿podemos quejarnos alguna vez? El autor dice que podemos tener desahogos momentáneos en momentos difíciles, pero a continuación nos encaminaremos siempre a la solución.

No se trata de cambiar de vida, sino de confiar en tus capacidades e intentar mejorar Aquí recordemos que ser optimista no significa que todo vaya bien, sino que ¡todo puede afrontarse bien!

Coincido con Noè cuando expresa que si queremos dirigir nuestra vida, debemos tomar el control de nuestras costumbres, y yo añadiría que, para ello, nada tan eficaz como ser dueños de nuestros pensamientos, como aprender a contarnos la vida queriendo encontrar caminos y no excusas.

Para buscar soluciones y tener una actitud positiva el autor nos ofrece las 4 des, con las que coincido plentamente: Se parte del Deseo para tomar una Decisión que, a su vez, activa la Disciplina que estimula la Determinación.

Noè nos señala que a veces viviremos momentos de desaliento, pero precisamente gran parte de este libro quiere mostrarnos cómo afrontar esos momentos y cómo encontrar el sentido a todo lo que sucede. Por ello, insiste, prohibido quejarse no es una invitación a guardar silencio o a sufrir pasivamente, sino a hablar para encontrar soluciones, a denunciar las cosas que no funcionan, a aumentar las competencias y ayudar a quien lo necesita.

Nos insiste en la importancia de la motivación y cómo empezar con los niños (es más importante preparar a tu hijo para el camino, que preparar el camino para tu hijo. Hay que entrenarles para que crean en si mismos, y lo haremos transmitiéndoles nuestra confianza en ellos) Aquí coincido con un aspecto clave en el que yo insisto mucho: Uno de los grandes errores que cometen muchos padres en la actualidad es LA SOBREPROTECCIÓN.

En relación a la AUTOESTIMA, Noè insiste en que si te lamentas, disminuyes la autoestima e impregnas el cerebro de desconfianza. Y, permitidme que añada, pocas cosas son tan peligrosas como un cerebro desconfiado. Por ello, el autor insiste en que aprendamos a alejar los pensamientos que minan nuestra autoestima (Esto es lo que hacemos los psicólogos constantemente y, hoy, afortunadamente, la Psicología ha alcanzado un gran desarrollo, que nos permite proporcionar herramientas muy útiles con las que poder combatir esos pensamientos distorsionados. Al final, lo importante será hacer siempre UN TRAJE A MEDIDA, pues si cada persona somos únicos; cada persona necesitará un programa único que se adapte a sus peculiaridades.

Coincido también con el autor en que la Autoestima está directamente ligada a la fuerza de la voluntad y que los cinco killers de la autoestima son la ansiedad, las comparaciones, la envidia, el perfeccionismo y la queja.

Los mecanismos fundamentales para el desarrollo personal son:

  • Aprovecha las oportunidades y pon Pasión (mi homólogo sería Recuperar la Ilusión).
  • Claridad respecto a los valores y las Estrategias, la capacidad de crear lazos y la Comunicación (Emociones que hieren).
  • Las creencias, las decisiones, la perseverancia y la determinación, el estado psicofísico (La Inutilidad del Sufrimiento).
  • Reza o reflexiona, ama y vive (Amar sin sufrir).
  • la Claridad en cuestión de objetivos (Trabajar sin sufrir).
  • Evita juzgar y quejarte (se corresponde con El No también ayuda a crecer, La Verdad de la Mentira y Las 3 Claves de la Felicidad).

Coincido plenamente con Noé cuando dice que desanimarse no sirve de nada, que es mejor reaccionar cuanto antes, reencontrarse con uno mismo y nuestra fuerza interior, para hacer frente a las adversidades y conseguir un puesto digno en este mundo. Noè lo resumen en la frase: Transmitir y actuar con entusiasmo es el mejor modo para mejorar nuestra vida” “Todos nuestros sueños pueden convertirse en realidad si tenemos el valor de perseguirlos”. Su lema: AFRONTAR PARA CRECER.

Termino, viendo de nuevo la coincidencia en nuestros postulados y reflexiones. Yo terminaba el libro La Inutilidad del Sufrimiento insistiendo en que el fin primero y último de la educación es preparar a las personas para la vida, y para ello conviene que empecemos con los niños, pues ya nos decía Pitágoras “Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”.

En definitiva, huyamos de la queja estéril y del sufrimiento inútil y busquemos la felicidad cada día, en cada acción, en cada momento, en cada persona.

Siempre insisto en que para mí la felicidad es sentir el abrazo amigo de la vida. Hoy, quiero dar un abrazo a nuestro autor: a Noè, y con él a todas las personas que estáis aquí. Gracias de corazón por vuestra ACTITUD.

Mª Jesús Álava Reyes

4 de octubre de 2018