La Iglesia del siglo XXI está llamada a ser mediadora entre Dios y los seres humanos

(A. A. Pérez Sánchez, La Ciudad de Dios). Hoy la evolución de la complejidad social presenta nuevos retos que la Iglesia tiene que afrontar y a la vez proponer nuevas soluciones. La Iglesia del siglo XXI está llamada a ser una Iglesia mediadora entre Dios y los seres humanos para tejer vínculos de fraterna colaboración, ayudarles a resolver sus conflictos y responde juntos a la graves amenazas sobre la humanidad y el conjunto de la vida en la tierra (p. 15).

Nuevos ministerios en la Iglesia es una obra que presenta una honesta reflexión sobre la realidad ministerial de la Iglesia actual, y propone nuevos ministerios en orden a una renovación y verdadero cambio en la Iglesia. El contenido del libro está dividido en cuatro partes y un anexo final. La pri­mera parte, Misión y ministerios. Renovación, reformulación y cambio en la Iglesia (pp. 27-134), trata sobre los orígenes y la realidad de los ministerios en la Iglesia, sobre la mujer y los ministerios; y expone algunas soluciones para el cambio. La segunda, En diálogo con … (pp. 135-194), presenta un cúmulo de ra­zonadas preguntas a diferentes personas empapadas de la vida de la Iglesia y sus comprometidas respuestas. La tercera, Dos formas de presbiterado. La pro­puesta de Fritz Lobinger (pp. 195-218), desarrolla de forma amplia la propuesta del obispo católico Lobinger, la cual puede representar una novedad, ya sea como planteamiento nuevo del problema o como en el planteamiento de las soluciones. La última parte, De la teoría a la práctica. México y Brasil (pp. 219- 230), expone dos experiencias latinoamericanas que presentan rasgos comu­nes y que resaltan elementos significativos, retomando la vitalidad de las primeras comunidades cristianas. Finalmente, El anexo. Los ministerios en la Iglesia y los pueblos indígenas (pp. 231-262), trabajo hecho por Nidia Arrobo Rodas, presenta el caso del obispo ecuatoriano Proaño, defensor de la dig­nificación de los pueblos indígenas y de sus valores extraordinarios.

Este inquietante y muy sugerente libro, poseedor de un comprensible y comprometido contenido, es muy recomendable para todos los lectores católicos, laicos y jerarquía eclesiástica. Con sus testimonios experienciales y concretos y las soluciones innovadoras que presenta, resulta una gran co­laboración a la pastoral, la evangelización y la vida de la Iglesia moderna.

A. A. Pérez Sánchez

La Ciudad de Dios 232/3 (2019) 673-674.