Isabel Gómez Acebo protagoniza un coloquio, con motivo del Día de la Mujer, sobre Invisibles

(SP). La librería SAN PABLO de la Plaza Jacinto Benavente de Madrid acoge, en el marco de la Semana de la Mujer, un coloquio sobre la novela Invisibles (Las mujeres del Concilio), de la teóloga Isabel Gómez Acebo. En el coloquio, que se celebrará este jueves, 5 de marzo, a las 19 horas, intervendrán, en diálogo con la autora, la política Soledad Becerril, ex Defensora del Pueblo, Guadalupe Seijas, profesora de la Universidad Complutense, y Mercedes Navarro Puerto, biblista y psicóloga. Moderará el diálogo la directora editorial de SAN PABLO, Mª Ángeles López Navarro.

Isabel Gómez Acebo relata en Invisibles, en forma novelada, los obstáculos y dificultades que vivieron las mujeres que participaron en el Concilio Vaticano II. Mujeres muy preparadas, laicas y religiosas, que hicieron importantes contribuciones pero que sin embargo tuvieron que bregar con trabas, prohibiciones y vetos en algunos casos vergonzantes, reflejo de un tiempo y un modo de entender el papel de la mujer en la Iglesia ya trasnochados pero que se resisten a desaparecer. Una historia que ha permanecido prácticamente invisible hasta nuestros días.

«Las gotas de agua horadan la piedra y no creo que la Iglesia sea tan dura», afirma la autora en una reciente entrevista de Joan Andreu Parra que se publica en el número del 8 de marzo del semanario Catalunya Cristiana. «Espero –añade en la entrevista– que los movimientos feministas cambien la opinión pública y las nuevas generaciones de sacerdotes cuando lleguen al poder apuesten por la mujer». [Para leer la entrevista, pinche aquí]

«Como mujer, Isabel –dice a su nieta la protagonista de la novela, locutora de radio y testigo del Concilio–, tienes que conocer que en esa asamblea eclesial de obispos, por primera vez en la historia, se admitieron mujeres, es verdad que sin derecho a voz ni a voto, pero estuvieron presentes y con posibilidad de maniobrar entre bambalinas. Nos llenamos de ilusión pensando que este hecho suponía una ventana entreabierta y que el futuro traería más protagonismo eclesial femenino dentro de la Iglesia. Pero no fue así».

Isabel Gómez Acebo (Madrid, 1940) es licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense y en Teología por la Universidad Pontifica Comillas, donde ha impartido clases hasta su jubilación. Preside y dirige la Fundación Sagrada Familia. Está casada, es madre de seis hijos y abuela de 21 nietos. Es autora de numerosos libros de ensayo, espiritualidad y narrativa. En San Pablo ha publicado Agua (2019) y ha participado en dos libros de autores colectivos sobre los 50 años de la Humanae vitae y un recopilatorio de cartas dirigidas al papa Francisco. Recientemente ha recibido el doctorado Honoris Causa de la Universidad de San Louis (Misuri) en Madrid «por su larga trayectoria académica consagrada al estudio». Todo su trabajo ha estado iluminado por la perspectiva de género.

Algunas opiniones sobre el libro

«Un excelente libro, con el que Gómez­ Acebo sigue sumando aportaciones a la realidad de la mujer en la Iglesia» (Vida Nueva).

«La lectura de este nuevo libro de Isabel es de obligado –y agradecido– cumplimiento, también a consecuencia de su dedicatoria “a todas las mujeres, para que no pierdan la esperanza de ver sus ilusiones cumplidas en la Iglesia”» (Antonio Aradillas, Religión Digital).

«Isabel Gómez Acebo rompe el hielo con la novela Invisibles» (Iglesia en camino).

«Esta novela que está escrita desde el feminismo de la normalidad, le dice a la Iglesia que no puede desdeñar la aportación femenina. ¿Una novela oportunista? No. Solo refuerza un mensaje: Que la realidad no ha cambiado mucho en la Iglesia ya que seguimos sin formar parte de los órganos de decisión» (Cristina Inogés, revista 21).

Concluye la autora con una cita del Papa Pablo VI: “Las mujeres tenían que acercarse más al altar, a las almas y a la Iglesia para unir a la gente”, como nos señala la autora queda a la interpretación esas palabras, que en una iglesia en camino como la que nos encontramos ahora, no dejan de ser unas palabras a tener en cuenta en una labor de hacer visible lo invisible» (Miguel Ángel Escribano Arráez, Iglesia Hoy Franciscanos).