La vida diaria del sacerdote

(J. Montero, en Studium). Predicar y confesar, escuchar y bendecir, acoger y administrar son sólo algunos de los verbos que acompañan los gestos y las acciones que cumplen los sacerdotes habitualmente.

Los autores de Los verbos del sacerdote, dos párrocos de Milán, profundizan en estos conceptos con inteligencia pastoral fundamen­tada en su larga experiencia pastoral. Intercalan fragmentos de la vida co­tidiana con reflexiones sobre la calidad evangélica del ministerio y sobre la formación permanente, advirtiendo que el hecho de tener en cuenta nuestras propias limitaciones y capacidades es un ejercicio necesario para el sacerdote ya que inguna de las competencias a las que está llamado exige una perfección imposible. Profundizan sobre el estilo sacerdotal basados en su amplia experiencia pastoral. Leyéndolo se siente uno traspor­tado a sus vivencias espirituales más íntimas y a una humildad que se hace carne en la vida diaria del sacerdote.

J. Montero

Studium, vol. LVIII/3 (septiembre-diciembre de 2018), 516.