Lo esencial de forma amena

(Fernando Cordero Morales, en Vida Nueva). Chema Álvarez amplía la conocida colección Religión para torpes con este volumen –La Iglesia para torpes– que pretende, siendo fiel a su espíritu sencillo y divulgativo, aproximar la realidad de la Iglesia a la gente de hoy. Sobre todo, a aquellos que carecen de una oportuna información sobre la realidad eclesial.

También puede ser un material recomendable para la clase de Religión en Secundaria o en Bachillerato, ya que, mediante los recuadros de vocabulario y la cronología eclesial, resulta de lo más pedagógico. Incluso me atrevería a apuntar que, para periodistas no avezados en el tema, puede ser un instrumento que respalde la calidad y precisión en la ingente tarea informativa.

En el libro, con fábula final incluida, se explica el concepto de Iglesia y de Iglesias, la autoridad en la comunidad eclesial; desde la Edad Media hasta las «sectas venenosas» de hoy –explicadas en lenguaje culinario–, terminando con el papel de la mujer, para el que remite a los orígenes. Un capítulo nuclear, «La fidelidad a Jesucristo», invita a contrastar la vida de las Iglesias y la propia con el Evangelio. Para concluir, aprecio muy positivamente las citas que abren cada capítulo.

Fernando Cordero Morales, SS.CC.

Vida Nueva 3.120 (1 de marzo de 2019) 43.