Los hombres de Francisco

Los nuevos cardenales se confiesan

El joven periodista italiano Fabio Marchese Ragona

vaticanista del Gru­po Mediaset, ha lanzado el libro Los hombres de Francisco (Los nuevos cardenales se confiesan) (Ed. San Pablo), en el que 35 de los cardenales creados por el pontífice actual hacen declara­ciones acerca de varias cuestiones. Solamente hay dos españoles: Car­los Osoro y José Luis Lacunza.

A través de las mismas puede urdirse una semblanza que sirve para hacernos una idea, cierto es que no demasiado aproximada, de quié­nes son las personas eclesiásticas de las que ha querido rodearse Francisco, ya que la creación de cardenales es exclusiva competencia y personal decisión del Papa. Es cierto que el Código de Derecho Canónico pide que se distingan por su doctrina, costumbres, piedad y prudencia en las resoluciones a fin de que puedan constituir esa especie de senado de co­laboradores cercanos al Pontífice. Las entrevistas que aquí aparecen son inéditas en su mayor parte, con añadidos ocasionales ya conocidos, y se centran en un momento de la vida cotidiana del protagonista, en cómo conoció su elec­ción cardenalicia puesto que Francisco no suele informar previamente a los ele­gidos según venía siendo costumbre y, sobre todo, en recoger la opinión acerca de cuestiones candentes: reforma de la curia, diálogo con el islam, crisis de vo­caciones, aborto, eutanasia, emigración, secularización de Europa, futuro de la Iglesia … Estas páginas tienen la virtud de que los entrevistados pertenecen a los cinco continentes ( a todos los confines de la tierra, como decía Juan Pablo II cuando creaba cardenales) y todos ellos tienen historias diferentes.

Papa Franciso

Si es cierto que Fran­cisco con sus creaciones cardenalicias está con -figurando su equipo de colaboradores, no es menos cierto que él fue llamado a configurar el equipo de colaboradores de Juan Pablo II en 2001; exactamente igual que lo fue el prologuista del libro, óscar Rodrí-guez Madariaga, proce­dente de Honduras, un país de lo que ahora se denominan periferias y que hasta entonces nunca había tenido un cardenal. Por cierto, el autor del prólogo revela algún «secretillo» del consistorio en que fue elegido Papa el cardenal Jorge Mario Bergoglio.

El libro Mirar a Cristo (Ejercicios de fe, esperanza y caridad) (Ed. Encuentro) de Joseph Ratzinger contiene las me­ditaciones dirigidas en una tanda de ejercicios espirituales a sacerdotes del movimiento Comunión y Liberación en el año 1986, cuando era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Hay espiritualidad, pero también teo­logía y filosofía, ya que, como él mismo confiesa. se sirvió de las reflexiones del filósofo alemán Josef Pieper. Ratzinger, autor de un tratado fundamental como su Escatología, muestra aquí sus brillantes consideraciones sobre la esperanza y so­bre el optimismo; años después, ya como Papa, nos dejaría una encíclica tan olvi­dada como intuitiva y profunda, a la que es preciso acudir de cuando en cuando, como la Spe salvi.

Con motivo de los cincuenta años de la aparición de la Humanae vitae de Pablo VI el profesor José Granados ha preparado la edición de aquella breve encíclica (Ed. Palabra), acompañada de algunos textos de los papas siguientes (Juan Pablo II, Benedicto XVI y Fran­cisco) en los que se comentan y glosan algunos aspectos de la misma. Aparte de la posibilidad de releer y comprobar la clarividencia profética de Pablo VI en 1968, hace ya medio siglo, encontramos un texto especialmente lú­cido de Benedicto XVI en 2008 sobre la actualidad de la Humanae vitae y el dis­curso de Francisco a las familias en Ma­nila en 2015 donde subrayó la valentía de Pablo VI al defender la apertura a la vida de la familia.

– Artículo de Miguel de Santiago, publicado en Revista Ecclesia el 22/09/18.

Libro “Los hombres de Francisco” disponible en sanpablo.es