Para captar en su alcance la moral cristiana hay que volver a Jesucristo

(José Montero, en Studium). ¿Moral prioritariamente preceptiva? ¿Moral a la carta? El autor de Lo divino en la experiencia humana profundiza en la cuestión afirmando que para captar en su alcance exacto la moral cristiana y su sentido hay que volver a Jesucristo. ¿Cuál es la especificidad de la manera de actuar de Jesucristo? Que en él lo divino y lo humano van unidos inseparablemente. Y aplicando esto a la moral hay que decir que la que no sitúe en su justo y debido puesto a lo humano no es cristiana. Como tampoco lo es la que haga de lo humano un absoluto olvidándose de lo divino. El P. Espeja presenta sus reflexiones sobre el particular a lo largo de tres partes. En la primera, la moral católica en el proceso de la modernidad, analiza a fondo el largo camino de la moral hasta nuestros días, desde el Concilio de Trento hasta nuestros días, enfatizando tanto las aportaciones del Vaticano II como el caminar del magisterio de la Iglesia desde entonces. En la segunda parte estudia la visión cristiana de la moral estudiando en profundidad los datos bíblicos, la conducta de Jesús y la nueva visión de la moral que aporta por tanto el Evangelio. Un análisis original de los datos bíblicos que conciernan a Jesucristo. En la tercera parte traza las líneas maestras para una renovación de la moral. Presenta la novedosa y original síntesis, para su tiempo y para hoy, de Tomás de Aquino para quien la moral es una auténtica teología inseparable de la persona de Jesucristo. En esta línea hace una revisión de los moralistas renovadores de la moral posteriores al Concilio. El P. Espeja pone en el centro de la moral a Jesucristo, como debe ser, como dador de vida y de sentido a todo nuestro quehacer humano. Ni que decir tiene que es recomendable para tener una visión positiva y aleccionadora de nuestra vida en Jesucristo.

José Montero

Studium vol. LVI, fasc. 3 (2016), pp. 555-556.