Rezando con el discípulo amado

(Pedro Barrado, en Vida Nueva). El cuarto evangelio es un escrito que ha fascinado desde siempre y que ha sido leído e interpretado de muy diferentes maneras (un detalle que puede ser significativo: el primer comentario al evangelio de Juan se lo debemos a Heracleón, un autor gnóstico de mediados del siglo II).

Lo que tenemos en Meditaciones con el evangelio de Juan, esta obra del P. Gonzalo Zarazaga –jesuita argentino, doctor en Teología por la Facultad de Teología de Sankt Georgen (Frankfurt) y profesor en la Facultad de Teología de la Universidad del Salvador, en Buenos Aires– es una serie de “fichas” con meditaciones e indicaciones prácticas, inspiradas en el método de los Ejercicios espirituales, sobre el cuarto evangelio.

El origen de estas fichas son las reuniones con un grupo de matrimonios –Grupo San Ignacio– que se juntaba para compartir su experiencia de oración. El esquema es simple y el mismo en las 33 fichas: 1) “El texto” del evangelio de Juan correspondiente; 2) “Comentario introductorio”, que ayuda a enmarcar y situar el texto en cuestión; 3) “Ayudas para la oración”, donde se desmenuza el proceso oracional, y 4) “Otras reflexiones motivadoras”, con preguntas o consideraciones añadidas para profundizar en la oración y enriquecerla.

Una buena ayuda para rezar con la Escritura.

Pedro Barrado

Vida Nueva 3.126 (12 de abril de 2019) 45.