SAN PABLO publica Christus vivit la exhortación apostólica postsinodal dirigida a los jóvenes

SAN PABLO publica Christus vivit la exhortación apostólica postsinodal dirigida a los jóvenes

(SP). SAN PABLO publica Christus vivit, la esperada exhortación apostólica postsinodal del Papa Francisco, inspirada «por la riqueza de las reflexiones y diálogos» del Sínodo de los Obispos sobre la juventud celebrado en octubre de 2018. «No podré recoger aquí –dice el Santo Padre– todos los aportes que us­tedes podrán leer en el Documento final, pero he tratado de asumir en la redacción de esta carta las propuestas que me parecieron más significativas. De ese modo, mi palabra estará cargada de miles de voces de creyentes de todo el mundo que hicieron llegar sus opiniones al Sínodo. Aun los jóvenes no creyentes, que quisieron participar con sus reflexio­nes, han propuesto cuestiones que me plantearon nuevas preguntas». (más…)

Irrumpe el Espíritu

(SP). Este pequeño folleto invita a la meditación gracias a la profundidad y sencillez de sus textos, tomados de los discursos, homilías, mensajes y celebraciones del Papa Francisco, y a la belleza de las fotografías que los acompañan. Pentecostés es una invitación del Papa a abrir el alma a la acción y a la gracia del Espíritu Santo, pues, como él dice, «el alma es una especie de barco de vela y el Espíritu Santo es el viento que sopla la vela para hacerla avanzar».

Las Bienaventuranzas del Papa Francisco

(SP). Este pequeño folleto recoge las Bienaventuranzas que el Papa Francisco pronunció en la homilía de la solemnidad de Todos los Santos del año 2016, que celebró en Malmö durante la segunda jornada de su viaje apostólico a Suecia. Las Bienaventuranzas de Jesús –dice el Papa– son portadoras de una novedad revolucionaria, de un modelo de felicidad. El texto va acompañado de hermosas fotografías que invitan a la meditación.

La invitación a la paz y a la justicia del Papa Francisco

(SP). Desde que se instituyera la Jornada Mundial de la Paz, el Santo Padre dirige a todos un mensaje invitando a reflexionar, orar y trabajar por la paz y la justicia en el mundo. En el mensaje para la Jornada de este año, que ha llegado a su 50 edición, el Papa Francisco nos recuerda que la violencia es una profanación del nombre de Dios. Responder con violencia solo puede generar un enorme sufrimiento. Jesús predicó incansablemente el amor incondicional de Dios que acoge y perdona y ser hoy sus verdaderos discípulos significa aceptar su propuesta de la no violencia. Si el origen del que brota la violencia está en el corazón de los hombres, en ese mismo lugar debemos iniciar el camino hacia una no violencia, estableciendo un compromiso de oración y acción para construir una paz justa y duradera.