Tierra Santa se debe visitar desde lo interior

(Juan l. Sánchez Gurrucharri, Palabra). El presidente del Consejo Pon­tificio de la Cultura y de la Pon­tificia Comisión de Arqueología Sagrada, Monseñor Gianfran­co Ravasi, nos presenta en este breve libro una serie de reflexio­nes-meditaciones sobre distin­tos lugares de Tierra Santa.

Sion quie­re ser una guía espiritual que nos ayude a conocer en profundidad la Tierra por la que anduvo hace 2000 años Jesús de Nazaret. El lugar en el que el cielo y la tierra se han encontrado en un hombre (Dios) que ha caminado por él.

Visitar Tierra Santa no se debe hacer como un turista, fijándose únicamente en lo exterior, sino desde lo interior, como peregri­no. Para ello, G. Ravasi estruc­tura el libro en cuatro grandes etapas, que se corresponden con momentos fundamentales del Evangelio, centrándose de manera especial, como no podía ser de otra manera, en Jerusalén. Como lugar esencial, el monte Sion, en el que se encuentran lugares tan emblemáticos co­mo el Cenáculo o la basílica de la Dormición.

Ravasi, experto biblista y he­braísta, ha escrito de manera ha­bitual en el L’Osservatore Roma­no, lo que da a sus escritos una gran vivacidad, como se puede observar en este libro.

Juan l. Sánchez Gurrucharri

Palabra 687 (febrero de 2020) 61.