Una aproximación al Evangelio desde la angulación femenina

(M.ª S. Ferrero, en Nova et vetera). Las mujeres que encontraron a Jesús, libro que Alessandro Pronzato pone en nuestras manos en el atardecer de su vida, es una aproximación al Evangelio, pero desde una angulación original: la angulación femenina. Estas reflexiones brotan, como sus otros libros, de su ardiente pasión por Jesús que le lleva a retornar una y otra vez a la escucha de su palabra con una actitud profunda de fe y a descubrir en ella nuevos fundamentos, escenarios y pasajes, ángulos ya olvidados, pero fascinantes y cargados de luminosidad.

Los nueve encuentros de Jesús con mujeres que hace desfilar ante nuestros ojos, tienen un encanto especial porque a través de ellos nos muestra no solo la manera peculiar con que Jesús trataba a las mujeres, sino la relevancia que estas tienen, aun cuando no articulen una sola palabra como es el caso de la viuda del templo o la pecadora arrepentida.

Los títulos con los que encabeza cada encuentro son en sí mismos provocativos, llaman la atención del lector: Una mujer cae en la trampa, define la habilidad de Jesús para reconducir el diálogo con la Samaritana sin eludir las cuestiones esenciales; la hace “tener necesidad de tener necesidad”, porque solo así llegará a ser capaz de recibir el don del agua viva que Jesús le ofrece. Una mujer que se libró de la lapidación, describe el encuentro con la adúltera donde no solo es ella la acusada, sino también Jesús por su silencio y misericordia, escribiendo en la arena para restituir la dignidad de la mujer. La fe descubierta en medio de la multitud, es la mujer sencilla y limpia que habla el lenguaje del corazón que se acerca a Jesús y a la que le basta tocar el borde de su manto. La que se contenta con las migajas, la describe como imagen de tantas mujeres silenciosas que, con solo migajas, sacrificio y amor van obrando el milagro de dar forma al pan de cada día. Marta y María ofrecen hospitalidad al Señor, no las interpreta como alternativas la una de la otra, sino que ambas se complementan. Una mujer muy criticada en casa de un hombre muy honorable, ahonda y describe a través de este encuentro cómo la pecadora descubre en el llanto el corazón y la dignidad que los “dignatarios” creen poseer y no tienen. La que solo tenía dos céntimos, lo tiene y da todo porque esas “dos moneditas”, ningún tipo de inflación podrá devaluar jamás. La que despilfarra perfume (encuentro con María de Betania), nos muestra a una mujer verdaderamente mujer, capaz de hablar con el perfume, de hacer algo bello, algo bueno, mientras los que la rodean despiden hedor de mezquindad. Y como broche, María Magdalena engañada por sus ojos (encuentro con el Resucitado), nos acerca al encuentro que todos deseamos ardientemente, basta elevar la mirada desde la tumba a los “cielos nuevos y la tierra nueva” inaugurados por Jesús.

Pronzato ha tenido además el acierto de ofrecer el texto evangélico al principio de cada reflexión para ir desmigándolo lentamente con subtítulos que intrigan y mantienen viva nuestra atención y apertura al mensaje que nos ofrece con lenguaje muy sencillo y profundo a la vez que actúa como revulsivo para contrastar nuestros encuentros con Jesús a la luz de estos “iconos” invitándonos a percibir la exigencia y necesidad de superación, la llamada a una metamorfosis inaudita, a un cambio radical, a un nuevo nacimiento, como en Nicodemo, como en la Samaritana, como en Magdalena…

M.ª S. Ferrero

Nova et vetera 90 (julio-diciembre de 2020) 198-199.