Una respuesta sencilla a la confusión que a veces tenemos sobre ciertos temas

(Óscar Alonso, Antena Conventual). «Opiniones sobre el diablo todos las tenemos, sean correctas o no, pues es un tema del que se habla lo mismo con curiosidad que con certeza, con humor o con temor, en función de lo que despierta en cada uno». Así resume el autor de El diablo para torpes, la última obra de la colección Religión para
torpes, parte de su contenido.

Chema Álvarez, misionero del Sagrado Corazón, no deja un solo palo sin tocar. En el diccionario de este librito de bolsillo aparece Diablo, Belcebú, Demonio, Lucifer y Satanás, pero también Ángeles, Arcángeles, Reino de Dios y Cielo, entre otros términos, todos relacionados, de un modo u otro, con el hecho religioso y la fe.

En conjunto, resulta un libro entretenido, de fácil lectura, que responde de manera sencilla a la confusión que a veces tenemos cuando hablamos y opinamos sobre ciertos temas. Aspectos que, lejos de estar en el baúl de los recuerdos, aparecen de vez en cuando, en esta época de deconstrucciones y mezcolanzas en la que vivimos, como cuestiones de siempre y de actualidad.

Es un libro idóneo para trabajar en clase de religión, en grupos de crecimiento en la fe y en la catequesis con adolescentes y jóvenes. El mismo autor explica que lo de para torpes «conlleva el reconocimiento de una ignorancia, pero sobre todo es expresión de la sabiduría que entraña el deseo de conocer mejor la propia fe y así acrecentarla».

Óscar Alonso

Antena Conventual 58 (marzo de 2020) 24.