La vida y la gran obra política, cultural y eclesial de un humilde fraile franciscano

(Mario Jabares Cubillas OP, en Studium). Pudiera parecer que al encontrarnos con este libro, y tal como reza el mismo título –El cardenal Cisneros. Iglesia, Estado y Cultura–, se tratase de desenterrar de las sombras de la antigüedad, la vida y las gestas de uno de los personajes más ilustres de la historia de España. Sin embargo, como nos dice en el prefacio el profesor Palomares, no se trata de una biografia más de las muchas que existen sobre este gran estadista y reformador de la sociedad y de la lglesia española del siglo XVI.

Con toda certeza se puede afirmar que nos hallamos en presencia de un gran genio de la política, de la vida eclesiástica y del gobierno, amén de un gran humanista y reformador de las costumbres de su época. Precisamente, la humildad y sencillez de su condición franciscana, el rigor y la austeridad de sus costumbres, el ingenio y la habilidad política de Cisneros, son algo que aparece con meridiana claridad a lo largo de las páginas de este libro. Se trata de un hombre “complejo y poliédrico”, cuya vida y cuyas gestas no dejan indiferente a quien quiera adentrarse en los sucesos de la vida política de la España de aquellos siglos. Es de maravillar que un simple fraile franciscano pudiera conducir hábilmente, y con tan gran sagacidad y mano firme, los asuntos de estado de la España medieval, poco amiga de componendas políticas y en manos de una monarquía debilitada y dividida entre facciones de detractores y nobles que ansiaban más el beneficio propio y de sus familias, que la fortaleza y el prestigio de los monarcas y de las instituciones del Estado.

Sin duda, la gran obra reformadora del cardenal Cisneros se mostró en primer lugar en su infatigable tarea de devolver a la Iglesia el saber y los conocimientos que pudieran sacarla de los errores de la doctrina y de la decadencia de las costumbres en que se hallaba sumida. Cisneros apuesta desde el principio por un nuevo humanismo de matiz cristiano, de ahí su gran interés por recuperar el texto de la Biblia en sus lenguas originales, a lo cual responde el empeño que puso en la edición de la Biblia Políglota Complutense, así como el gran empuje que supo dar al uso de la imprenta para la edición de las obras de los autores más representativos de la mística latina.

Como todo personaje eminente, Cisneros ha sido apreciado por unos y criticado por otros. Ciertamente su labor como estadista, como hombre de Iglesia y como humanista no puede dejar indiferente a nadie. Este libro intenta compendiar los perfiles más sobresalientes de la vida de Cisneros. No se trata de una simple biografia al uso, es un estudio histórico serio con miras a la divulgación de la vida y de la gran obra política, cultural y eclesial de este humilde fraile de tosco sayal franciscano y de una gran vida contemplativa.

Excelente pues, el estudio historiográfico que hoy nos ofrece el profesor Palomares, donde junto a la precisión histórica y la riqueza de datos, podemos encontrar también el encanto y el atractivo que la figura del Cardenal Cisneros suscita entre los amantes de la historia de este país nuestro.

Mario Jabares Cubillas OP

Studium, vol. LVIII/3 (septiembre-diciembre de 2018), 522.